Trazar un Futuro Sostenible: Aprovechar las Tecnologías Cartográficas para Asegurar y Proteger las Tierras y Bosques Comunitarios e Indígenas | Land Portal

Los pueblos indígenas y las comunidades locales (PI y CL) gestionan colectivamente un asombroso 50% de las tierras del mundo y poseen el 80% de la biodiversidad mundial y el 22% del carbono total del mundo en los bosques. Sin embargo, sorprendentemente, sólo el 10% de sus tierras están legalmente reconocidas y protegidas

Cada vez hay más estudios que demuestran los innumerables beneficios climáticos de las tierras gestionadas por PI y CL, deforestación y una mejor conservación de la biodiversidad, el agua y otros recursos naturales.
A pesar de estas ventajas demostradas, los PI y las CL se enfrentan a retos persistentes en sus reclamaciones de tierras. El acaparamiento de tierras, las invasiones y la degradación del medio ambiente no sólo ponen en peligro sus tierras y su patrimonio cultural, sino que también contribuyen a la destrucción de los bosques y la biodiversidad que estas comunidades han preservado históricamente.

Afortunadamente, cada vez más gobiernos y responsables políticos se están dando cuenta de que garantizar los derechos sobre la tierra de los PI y las CL es una estrategia de primera línea en la lucha mundial contra la crisis climática. En la COP26 los gobiernos y otros donantes internacionales hicieron promesas sin precedentes por un total de 1.700 millones de dólares para abordar la tenencia de la tierra indígena. Sin embargo, el flujo real de recursos ha sido lento, y sólo el 7% de la financiación ha llegado directamente a las comunidades  y grupos indígenas afectados hasta diciembre de 2022.
 

Aunque los recursos financieros son cruciales, el camino hacia la titulación legal es complejo y varía en cada país.  Incluso cuando las leyes favorecen los derechos indígenas, la falta de voluntad política, la desconfianza en el gobierno y la falta de recursos humanos, jurídicos y técnicos plagan los esfuerzos de las comunidades para
conseguirlo.

Una poderosa solución que está ganando adeptos entre los líderes indígenas y de las comunidades locales es el uso de tecnologías cartográficas digitales del Sistema de Información Geográfica (SIG). Estas herramientas ayudan a las comunidades a recopilar los datos digitales necesarios para las reivindicaciones en tiempo real de activos críticos como la biodiversidad, la cubierta forestal, los recursos naturales y los asentamientos humanos. Además, estas tecnologías permiten a las comunidades monitorear y vigilar y las posibles amenazas a sus tierras, como la minería, la tala, los incendios forestales, el tráfico de drogas y las invasiones, lo que les permite salvaguardar sus territorios con mayor rapidez y eficacia.

Hay mucho que aprender del trabajo realizado en la última década por las organizaciones indígenas y las comunidades que utilizan las tecnologías geoespaciales y digitales como herramientas en la lucha
por el derecho a la tierra y la protección de sus territorios.

Por ejemplo, Geoindigena, un grupo dinámico de Panamá fundado por jóvenes líderes indígenas y tecnólogos para hacer frente a los retos técnicos que plantea la obtención de títulos legales de propiedad de la tierra. Tienen una visión clara: crear una base de datos geográficos y dotar a sus comunidades de información basada en datos para una mejor toma de decisiones en cuestiones vitales como el uso de la tierra, los mercados de carbono, la gobernanza y el cambio climático. El cofundador señala que "Nuestros antepasados y abuelos no tenían la educación que tenemos nosotros, pero tenían una visión territorial. Queremos usar nuestras habilidades y tecnología para llevar adelante esa visión".

Incluso con mejores herramientas técnicas y capacidad, muchas comunidades indígenas se enfrentan a retos
a la hora de navegar por los sistemas de administración de tierras y las agencias gubernamentales, garantizando al mismo tiempo la privacidad y la propiedad de los datos.  Para hacer frente a estos retos, la Fundación Cadasta apoya directamente a las comunidades indígenas y tradicionales con tecnologías de cartografía SIG, formación y servicios como parte de una iniciativa financiada por la cooperación del gobierno británico Land For Climate and Forest. Nuestro enfoque va más allá de la cartografía; mejora la capacidad de las organizaciones  indígenas y de comunidades locales para aprovechar sus datos para la titulación legal, la toma de decisiones y la acción climática. Esto incluye reforzar su capacidad para desenvolverse en complejos sistemas gubernamentales, al tiempo que promueven iniciativas relacionadas con la captura de carbono y los servicios ecosistémicos. Mediante el despliegue de subvenciones, formación y servicios de apoyo directo a nuestros socios de PI y CL, reconocemos que ellos son el mejor recurso para proteger sus tierras comunitarias.

El proyecto Rainforest Labs, una asociación entre Cool Earth y Cadasta, es un ejemplo de cómo pueden converger los conocimientos indígenas, la tecnología y la formación para salvaguardar los territorios de la Amazonia de forma eficaz. A pesar de contar con reivindicaciones territoriales legalmente reconocidas, estas comunidades se enfrentan a desigualdades y retos importantes a la hora de proteger sus bosques. Esta iniciativa equipa a las comunidades Awajún y Asháninka de Perú con datos en tiempo real, información por satélite y seguimiento de la biodiversidad, lo que les permite combatir amenazas como los incendios forestales, el narcotráfico y la tala ilegal. Desde que empezó a funcionar en 2022, el proyecto ha formado a cartógrafos indígenas que han generado datos vitales para 1.000 miembros de la comunidad que conservan 11.000 hectáreas de selva tropical y 5 millones de toneladas de carbono. Estos datos han permitido a estas comunidades responder a 5 grandes alertas de pérdida de bosques y documentar 203 especies de la lista roja de la UICN.

Geoindigena y el proyecto Rainforest Labs ejemplifican el potencial transformador del conocimiento y la tecnología indígenas para salvaguardar los bosques y los recursos naturales. Estos ejemplos
deberían suscitar un mayor reconocimiento del valor de la sabiduría comunitaria e indígena.

Ha llegado el momento de un esfuerzo colectivo para responder a las peticiones indígenas y comunitarias de apoyo práctico y técnico que marque la diferencia para garantizar sus derechos legales y proteger la tierra y los recursos naturales  que han administrado durante generaciones.

Aunque la tecnología es sólo una herramienta en la lucha por unos derechos equitativos sobre la tierra y los recursos y por la protección de nuestro clima, los pueblos indígenas y los líderes de las comunidades locales necesitan un apoyo constante para aprovechar su poder y hacer realidad su propia visión de un futuro sostenible.

Amy Coughenour Betancourt 

 

Amy Coughenour Betancourt  es Presidenta y Directora General de la Fundación Cadasta. Con más de 30 años
de experiencia, Amy es una líder ejecutiva orientada a los resultados y a la misión, con un historial probado de
crecimiento significativo de las organizaciones. En el desempeño de sus funciones, ha escrito y realizado presentaciones sobre la tierra y los derechos de propiedad, con especial atención a los derechos de las comunidades y las mujeres, y al uso de la tecnología geoespacial para promover el avance de los ODS. Amy llega a Cadasta procedente de la Asociación Nacional de Empresas Cooperativas, CLUSA Internacional (NCBA CLUSA) donde se desempeñó como la Directora de Operaciones de Programas Internacionales de 2011 a 2018.  En este puesto, supervisó a un equipo de más de 800 personas y casi triplicó la cartera en 20 países de África, América Latina y Asia trabajando en resiliencia, seguridad alimentaria y desarrollo rural. Antes de trabajar en NCBA CLUSA, Amy fue Directora Ejecutiva Adjunta de la Pan American Development Foundation; Directora Adjunta del Programa de las Américas en el Center de Estudios Estratégicos e Internacionales; Directora en Washington del Centro de Investigación y Desarrollo de Investigación y Desarrollo Ocupacional; y Vicepresidenta para Norteamérica de la Internacional de Formación Profesional (IVETA). Actualmente es miembro del consejo de Interaction, la principal alianza de ONG internacionales de ayuda humanitaria y de desarrollo.

 

Sobre Fundación Cadasta 

Fundada en 2015, Cadasta es una galardonada plataforma global de tecnología y servicios sin ánimo de lucro
que permite a las comunidades vulnerables documentar, cartografiar y asegurar de forma asequible y sencilla derechos inclusivos sobre la tierra y los recursos para un planeta más sostenible y equitativo.

Mediante la creación de un registro digital accesible de los derechos sobre la tierra, la propiedad y los recursos, y el desarrollo de la capacidad local Cadasta ayuda a empoderar a individuos, comunidades, organizaciones, gobiernos y empresas con la información que necesitan para tomar decisiones basadas en datos y situar a las comunidades vulnerables y sus necesidades en el mapa. Conozca más sobre el trabajo de Cadasta.

 

Esta pieza fue publicada originalmente en Geospatial World.

 

Share this page