Sierra Leona - Contexto y Gobernanza de la Tierra | Land Portal
Sierre Leone agriculture photo by WorldFish

Por Anne Hennings  , revisión de pares realizada por Berns Komba Lebbie, coordinador nacional de  Land For Life Initiative en Sierra Leona


La tierra es una fuente esencial de sustento para la mayoría de los sierraleoneses. La mayor parte de la población de Sierra Leona vive en zonas rurales y su PIB se basa en gran medida en la agricultura [1]. Las tres principales actividades de subsistencia encuestadas en el censo de población y vivienda de 2015 son la agricultura, la ganadería y la pesca, que dependen en gran medida del acceso a la tierra y de su propiedad[2]. Los pequeños propietarios cultivan principalmente arroz, yuca, cacao, café, anacardo, cacahuete, aceite de palma, verduras y otros árboles frutales. 

Los informes de investigación indican que 4,3 millones de hectáreas (70%) de todas las tierras cultivables se caracterizan por su baja fertilidad como resultado de la tala y la quema, la deforestación y la erosión que tienen lugar en la agricultura itinerante[3]. Además de las tierras cultivables, unas 457.000 hectáreas de zonas de tierra están bajo protección con acceso limitado o nulo[4].

Históricamente, el sistema de tenencia de la tierra del país se ha desarrollado en dos vertientes: el sistema de tenencia de la tierra regido por el derecho general (derecho común inglés y derecho estatutario) en la zona occidental, incluida la capital, Freetown, que permite la venta y el arrendamiento de tierras; y el sistema de tenencia consuetudinario regido por el derecho consuetudinario, y en parte por el derecho general, en las provincias. Tras la década de guerra civil (1991-2002), Sierra Leona ha atraído a un buen número de inversores. De este modo, se han instalado en todo el país explotaciones mineras y agrícolas a gran escala. Aunque Sierra Leona tiene un historial de inversiones en tierras agrícolas principalmente estatales, las inversiones chinas, turcas y saudíes han aumentado recientemente en el sector agrícola. 

La mayoría de los problemas actuales relacionados con la tierra tienen que ver con los proyectos a gran escala que supuestamente deben impulsar el desarrollo rural. Principalmente, estos conflictos están relacionados con la falta de transparencia y consentimiento en la transferencia de tierras, la corrupción, los problemas medioambientales y los estudios erróneos y, en algunos casos, las agendas individuales de los jefes supremos. Otra línea de conflicto discurre entre las familias usuarias y propietarias de la tierra en las jefaturas y las disparidades de poder relacionadas. En particular, las mujeres y los jóvenes siguen estando excluidos del proceso de toma de decisiones sobre la tenencia de la tierra y tienen poca voz en la configuración de las inversiones en tierras.

Legislación y regulaciones sobre la tierra

La tenencia de la tierra tiende a ser compleja en Sierra Leona: propiedad estatal, privada, comunal y familiar. Las leyes estatutarias reconocen la propiedad privada de la tierra en la zona occidental y en la capital, Freetown, mientras que las leyes consuetudinarias rigen la tenencia de la tierra en el resto del país. En las provincias del Sur, del Norte y del Este, el derecho estatutario pone los derechos sobre la tierra en manos de las familias propietarias y reconoce a los jefes supremos como custodios. El derecho consuetudinario, que puede variar según los distritos, enfatiza la posición clave de los jefes supremos hasta el punto de que puede contradecir el derecho estatutario en algunos casos. Además, el derecho consuetudinario suele conceder derechos de uso de la tierra a los hogares que no la poseen[5].

El gobierno de Sierra Leona está reformando la legislación sobre la tierra, y ya está en marcha la formulación de la Ley de Tierras Consuetudinarias de 2020. La legislación agraria actual tiene sus raíces en la época colonial, cuando la tierra de la zona occidental fue declarada por los británicos como tierra de la Corona, regida por el capítulo 118 (comúnmente llamado CAP 118). La propiedad de todas las demás tierras de las provincias fue otorgada a las autoridades tribales como custodios en virtud del Capítulo 122 (comúnmente conocido como CAP 122) de la Ordenanza Colonial. En 1961, tras la independencia, todas las tierras de la Corona fueron declaradas tierras del Estado.

La Ley de Gobierno Local de 2004 concede a los consejos locales el derecho a adquirir y poseer tierras, y les otorga la responsabilidad de crear planes de desarrollo local. La Ley de Caciques de 2009 establece que los jefes supremos son los custodios de la tierra. En consecuencia, son responsables de la recaudación de impuestos y de la promoción de una mejor gobernanza de la tierra para garantizar el desarrollo a nivel local. En 2017 se adoptó la nueva Política Nacional de Tierras de 2015. Esta política, que tiene en cuenta las cuestiones de género, sostiene que tanto los hombres como las mujeres pueden gobernar la tierra, y aspira a promover el acceso equitativo a la tierra con una mayor seguridad en la tenencia de la misma a través de sistemas eficientes e innovadores de gestión de la tierra, a estimular la inversión responsable y a constituir una base para el desarrollo socioeconómico del país en favor de los pobres. Sin embargo, no tiene en cuenta el sistema de dos clases de propietarios y usuarios de la tierra.

En el nuevo Plan Nacional de Desarrollo a Medio Plazo (2019-2023), el gobierno identificó como uno de sus objetivos estratégicos garantizar una gestión y administración eficaz de la tierra promoviendo el acceso equitativo a la misma y su control[6]. Para lograrlo, se propone una Comisión Nacional de Tierras autónoma y descentralizada, se introducirá un Sistema Nacional de Gestión de Registros Catastrales y se desarrollará un Plan y Estrategia Nacional de Desarrollo Espacial.

Las disputas sobre la tierra en el sistema formal se resuelven en gran medida en el Tribunal Superior, los Tribunales de Magistrados y los Tribunales Locales, los cuales son reconocidos por ser muy lentos y costosos. Los mecanismos alternativos de resolución de conflictos a nivel de los jefaturas también están reconocidos dentro del sistema judicial, y se sabe que son eficaces en ciertos casos. Aunque las autoridades tradicionales siguen desempeñando un papel fundamental en el arbitraje o la mediación de los conflictos relacionados con la tierra, la Ley de Tribunales Locales de 1963 retiró el poder de adjudicación al Jefe Supremo y lo confirió a los Tribunales Locales, que aplican tanto el derecho consuetudinario como el formal. En virtud de la nueva Ley de Tribunales Locales de 2011, los tribunales locales están bajo la égida del poder judicial y resuelven los conflictos de tierras entre los jefes supremos y las jefaturas. Alrededor del 70-80 por ciento de los casos en los tribunales están relacionados con la tierra y una gran proporción sigue sin resolverse, lo que indica la gravedad de los conflictos de tierras en el país y la urgencia de abordarlos[7]. 

 

Clasificación de la tenencia de la tierra

El sistema de tierras de Sierra Leona no sólo es dualista, sino que también muestra diferencias dentro de las provincias y entre ellas. En contraste con el sistema de propiedad privada en la zona occidental, la propiedad familiar/comunitaria y los intereses de arrendamiento definen el acceso y el control de los recursos de la tierra en el resto de Sierra Leona. Según la Ley de Consejos de Jefes y la Ley de Gobierno Local de 2004 (sección 28d), la propiedad de la tierra se atribuye a las comunidades bajo la jurisdicción de los jefes supremos.

Junto con un puñado de familias propietarias de tierras, los jefes supremos controlan así el acceso y el uso de los recursos en las jefaturas. En las jefaturas, la tierra es controlada -con pocas excepciones- por los jefes masculinos de las familias propietarias y se asigna mediante herencia, préstamo, arrendamiento o prenda. Estos linajes suelen representar a los colonos "originales" de una zona que se sustenta en la narración de la conquista inicial. Por otro lado, las familias usuarias de la tierra, que constituyen la mayoría, suelen trabajar la tierra para los propietarios o arrendar parte de ella para la agricultura de subsistencia. 

Tras la guerra, los jefes supremos volvieron a ser mediadores entre la política y la economía locales, nacionales y transnacionales [8]. De este modo, los jefes supremos y, en menor medida, las restantes familias propietarias de tierras, pudieron mantener un control político (indirecto) sobre la Sierra Leona rural. Las relaciones cliente-patrón han prevalecido, agravando aún más la pobreza rural y las luchas de las familias sin tierra.

 

Tendencias en el uso de la tierra

Aunque el país se enfrenta cada vez más a la urbanización, el 58% de los 7,7 millones de sierraleoneses siguen viviendo en zonas rurales[9]. La mayoría de los campesinos se dedican a las prácticas tradicionales de barbecho rotativo, utilizando el método de cultivo "roza y quema". La superficie agrícola del país asciende al 54,7%, frente al 38,9% de 1997. Curiosamente, la tasa de empleo en el sector agrícola ha descendido del 70,5% (1997) al 59,2% (2017). Si se observan estas cifras desde el punto de vista del género, el sector agrícola emplea cerca de un 25% menos de mujeres que hace 20 años. Aunque las razones pueden ser múltiples, parece que las empresas agrícolas prefieren a los hombres para el trabajo en las plantaciones. Por otra parte, las tarifas diarias de la tala y la cosecha son las mismas para hombres y mujeres, por lo que las familias prefieren enviar a sus hombres jóvenes como mano de obra. Además, las mujeres suelen encontrar nuevas oportunidades de ingresos en la proximidad de las plantaciones.

No se dispone de cifras fiables relacionadas con los bosques. La última evaluación oficial se remonta a 1975 y nunca se ha ajustado al aumento de la pérdida de bosques durante los tiempos de guerra, las inundaciones, las sequías o los desmontes en el contexto de la urbanización. Dicho esto, Sierra Leona carece de una definición legal de bosque: el término se utiliza indistintamente para el uso y la cobertura del suelo. Según la última Evaluación Forestal Mundial, alrededor del 38% de Sierra Leona está cubierto de bosques, de los cuales el 4,1% está clasificado como bosque primario. Se calcula que el país ha perdido una sexta parte de su cubierta forestal desde 1990[10].

 

 

Adquisiciones de tierras

La tierra sólo puede adquirirse mediante la asignación de tierras por parte del Estado (en propiedad y arrendamiento), la compra en propiedad (tierras privadas) o la herencia (tierras familiares y privadas). Fuera de la zona occidental, la tierra no se puede vender ni comprar. Junto con el derecho consuetudinario, la principal ley que regula el arrendamiento de tierras en estas provincias es la Ordenanza de Tierras de las Provincias de 1927, capítulo 122[11]. La actual Política Nacional de Tierras establece que las tierras pueden arrendarse por un máximo de 50 años, con la posibilidad de una renovación única de hasta 21 años [12], tal y como establece el capítulo 122.

Los inversores tienen que navegar por un sistema de tenencia muy complejo, en el que las competencias y las autoridades se solapan y a veces entran en conflicto, como por ejemplo entre 1) el gobierno estatal y la jefatura; y 2) los jefes supremos frente a las familias propietarias de la tierra[13]. Estas últimas pueden estar dispuestas a arrendar sus tierras, por ejemplo, a usuarios de la tierra o empresas internacionales, pero no pueden hacerlo sin el acuerdo y la firma de los respectivos jefes supremos[14]. De otro lado, algunos jefes supremos pueden influir en la decisión de las asignaciones de tierras.3) El poder de decisión dentro de las familias propietarias de tierras sigue siendo controvertido. Todos los miembros de la familia, o al menos una determinada mayoría, tienen derecho a votar si se alquilan o no tierras a familias de dentro o fuera de la jefatura o a extranjeros, incluidos los inversores. Sin embargo, las mujeres y los jóvenes suelen quedar excluidos de estos procesos de toma de decisiones[15].

La Agencia de Promoción de las Importaciones y Exportaciones de Sierra Leona (SLIEPA por sus siglas en inglés), con el apoyo de la FAO y el DFID, elaboró en 2016, en el marco de la aplicación de las DVGT, un Proceso de Aprobación de la Inversión Agroindustrial (AIAP por sus siglas en inglés) de ventanilla única[16], que dará cabida al creciente número de inversores agrícolas teniendo en cuenta las normas y los principios rectores de las DVGT.

Empezando por una selección de inversores y una presentación inicial de las ideas de inversión, la SLIEPA realiza visitas a las comunidades afectadas para comprobar la idoneidad de las posibles localidades. Si la empresa está de acuerdo, se inicia el compromiso y la consulta con las autoridades locales y los proveedores de servicios. Sin embargo, las posibles empresas y la SLIEPA a menudo sólo negocian con los jefes locales o con intermediarios ilegítimos, y en gran medida no han involucrado a las comunidades locales.

En la quinta fase de la evaluación de impacto, se elabora el plan de consulta y la evaluación de impacto ambiental, que incluye datos sobre las fuentes de agua disponibles, la población, la dinámica y las peculiaridades locales. A continuación se firma el acuerdo de arrendamiento y el plan de desarrollo basado en el consentimiento libre, previo e informado. A continuación, el inversor, el Ministerio de Agricultura, el Ministerio de Finanzas, el Ministerio de Seguridad, el Ministerio de Comercio y el Fiscal General del Ministerio de Justicia firman el memorando de entendimiento. Finalmente, se pone en marcha la operación y se establecen medidas de seguimiento. En esta última etapa intervienen la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA por su siglas en inglés), el Ministerio de Hacienda para el control fiscal y la SLIEPA para las relaciones con la comunidad y los inversores.

 

Inversiones en tierras

El enfoque de recuperación y desarrollo del país tras la guerra se esbozó por primera vez en el Documento de Estrategia de Reducción de la Pobreza (2002-2007) en 2002, seguido por la Programa para el Cambio (2007-2017) y el Plan Nacional de Desarrollo Sostenible a Medio Plazo (2018-2023). Todas las agendas hacen gran hincapié en la agricultura, la energía y el desarrollo de las infraestructuras viales. También se ha intentado atajar las causas profundas de la corrupción y atraer la inversión extranjera a través de bajos alquileres de tierras o incentivos fiscales[17]. Las condiciones para invertir en los sectores agrícola y de recursos naturales en la Sierra Leona de posguerra han sido ideales para ex-mercenarios convertidos en empresarios, especuladores o empresas preparadas para aprovechar un mercado en gran medida no supervisado o dispuestas a asumir altos riesgos financieros y de reputación[18].

Reforzados tras la guerra, algunos jefes supremos aprovecharon las oportunidades y capitalizaron las esperanzas de desarrollo de su pueblo. La Land Matrix calcula que se asignaron unas 785.205 hectáreas a inversores en Sierra Leona para fines agrícolas, como el arroz, el aceite de palma, el cacao, la caña de azúcar y las frutas. Además, se utilizan grandes extensiones de tierra para operaciones mineras. Los estudios sobre los acuerdos comerciales de tierras en Sierra Leona muestran que la mayoría de las comunidades se enfrentan a situaciones económicas precarias y perciben estas inversiones en gran medida como una experiencia decepcionante. Especialmente las familias sin tierra, las mujeres, los jóvenes y otros miembros de la comunidad que carecen de redes de hombres ricos o que se oponen a las operaciones soportan las consecuencias negativas [19]. Mientras que las familias propietarias de la tierra suelen recibir una (pequeña) compensación por las cosechas y los alquileres anuales y suelen tener acceso a mejores empleos en la plantación, los hogares sin tierra se enfrentan potencialmente al desplazamiento. En lugar de reconstruir la capacidad del Estado y emplear a los jóvenes, las inversiones en tierras han contribuido a aumentar la desigualdad, la corrupción y a agravar los conflictos entre las familias y las comunidades, las empresas y las comunidades locales, los trabajadores locales y los migrantes, y entre generaciones[20].

 

Derechos de las mujeres a la tierra 

Legalmente, a las mujeres no se les niega la propiedad de la tierra en Sierra Leona. Sin embargo, en contra de lo establecido en la Constitución, las mujeres sufren discriminación en la tenencia de la tierra. El problema es que el derecho consuetudinario está exento del escrutinio de la disposición de no discriminación. Las normas consuetudinarias patriarcales y el hecho de que la mayoría de los hogares estén encabezados por miembros masculinos de la familia, excluyen a las mujeres de la toma de decisiones relativas a las transacciones de tierras familiares y al control de las mismas.  Dentro de las familias, a las mujeres también se les suelen negar los derechos de herencia y sucesión familiar[21]. En la zona occidental, estos derechos a la propiedad individual están garantizados en la Ley de devolución de fincas de 2007[22].

A diferencia del norte, las mujeres jefas y custodias no son ajenas a los distritos del sur y algunos del este. Sin embargo, el acceso y el control de la tierra siguen siendo una cuestión tanto de género como de edad y clase. Asimismo, las repercusiones de los acuerdos sobre la tierra están muy condicionadas por el género y por el linaje y el patronazgo[23]. Las mujeres, los jóvenes y los hogares que utilizan la tierra están en gran medida excluidos de los beneficios del desarrollo.

Desde Port Loko, en el norte, hasta Pujehun, en el sur, las mujeres empezaron a salir a la calle para reclamar sus derechos y protestar contra la exclusión y las inversiones injustas en tierras. Teniendo en cuenta el papel fundamental que desempeñan las mujeres en el mantenimiento de sus familias, reclaman su plena participación en todas las decisiones relativas a la tierra, el derecho a poseerla, a decir no a las plantaciones industriales, así como la protección contra la intimidación y la violencia[24].

 

Cuestiones de tenencia urbana 

El Gobierno, con el apoyo de ONU-Hábitat, está elaborando una Política Urbana Nacional, tal como se define en la Nueva Agenda Urbana de las Naciones Unidas. Con su rápida tasa de urbanización y la ausencia de una política integrada, Sierra Leona corre el riesgo de sufrir una expansión urbana incontrolada, una mala prestación de servicios básicos urbanos y una gestión urbana fragmentada. Una nueva Política Urbana Nacional proporcionará un plan para el desarrollo urbano sostenible, el desarrollo económico urbano y la ordenación del territorio. Además, promoverá un desarrollo urbano equitativo, garantizará la igualdad de ingresos, proporcionará oportunidades de empleo y asegurará una infraestructura pública eficiente. La consecución de un crecimiento socioeconómico sostenible en Sierra Leona dependerá en gran medida de la buena gestión de sus zonas urbanas. 

 

Directrices Voluntarias sobre la Tenencia Responsable (DVGT)    

Sierra Leona fue elegida para poner a prueba la aplicación de las Directrices Voluntarias sobre la Gobernanza responsable de la tenencia de la tierra, la pesca y los bosques en el contexto de la seguridad alimentaria (DVGT). Durante este proceso, las plataformas de múltiples partes interesadas reunieron al gobierno, la sociedad civil y el sector privado para abordar los complejos retos que supone garantizar los derechos de tenencia. Además, se ha iniciado el proceso de cartografía y demarcación de tierras [25]. En 2017, se lanzó una nueva Política Nacional de Tierras que sirve de base para el actual programa de reforma agraria en el país. Más de 90 párrafos de la política son coherentes con las directrices de las DVGT, haciendo hincapié en los aspectos fundamentales de la responsabilidad y la transparencia. 

 

Línea del tiempo – hitos en la gobernanza de la tierra

1903 y 1927 - Ordenanzas coloniales 118 y 122

El sistema dual de derecho a la tierra se formalizó en la Ordenanza de Conservación de Tierras de la Corona (Cap 188) en 1903 y en la Ordenanza de Conservación de Tierras de la Corona (Cap 122) en 1927, durante el gobierno británico

 

1991-2002 - Guerra civil

La guerra se desencadenó por tensiones relacionadas con los derechos sobre la tierra y se financió en gran medida con el comercio ilegal de diamantes

 

2009 - Adopción de la Ley de Jefes

En consonancia con la Ley de Consejos de Jefes y la Ley de Gobierno Local de 2004, la Ley de Jefes establece la custodia de los jefes supremos

 

2011 - Adopción de la Ley de Tribunales Locales

Los tribunales locales se encargan de resolver los conflictos de tierras entre los jefes supremos y las jefaturas o las comunidades. Anteriormente, la resolución de conflictos estaba en manos de los jefes supremos

 

2016 - Introducción del Proceso de Aprobación de Inversiones Agroindustriales (AIAP por sus siglas en inglés)

Incorporando las directrices de las DVGT, el AIAP fue redactado por la Agencia de Promoción de las Importaciones y Exportaciones de Sierra Leona (SLIEPA) con el fin de dar cabida al creciente número de inversores agrícolas

 

2017 Lanzamiento de la Política Nacional de Tierras

La política marca otro hito importante en la reforma de la tenencia de la tierra. En línea con las DVGT, promueve el acceso equitativo a la tierra, la mejora de la seguridad de la tenencia de la tierra a través de sistemas eficientes e innovadores de gestión de la tierra, la inversión responsable y el desarrollo socioeconómico en favor de los pobres

 

2020 - Formulación de la Ley de Tierras Consuetudinarias

La Ley pretende sentar las bases para una reforma de la legislación sobre tierras consuetudinarias

 

2019-2023 - Plan Nacional de Desarrollo a medio plazo

El plan propone la creación de una Comisión Nacional de Tierras, un Sistema Nacional de Gestión de Registros Catastrales y la elaboración de un Plan y Estrategia Nacional de Desarrollo Espacial para garantizar una gestión y administración eficaces de las tierras. Como parte del enfoque de recuperación y desarrollo del país tras la guerra, hace hincapié en la inversión extranjera en agricultura y recursos naturales

 

¿A dónde ir después?

Sugerencia de la autora para ampliar la lectura

El documento "What happened to the forests in Sierra Leone?" ofrece una visión diferente de la deforestación en Sierra Leona.

La investigación de Hennings’ ofrece una visión etnográfica comparativa de los proyectos agroindustriales en disputa.

El informe "Do no harm" arroja luz sobre las violaciones de los derechos humanos y las consecuencias medioambientales de las inversiones europeas en Sierra Leona, entre otros países.

 

Agradecimientos

Este perfil país ha sido posible gracias al apoyo de Land for Life Initiative (Iniciativa Tierra para la Vida) de Sierra Leona y de Welthungerhilfe ​ en Alemania.

 

***Referencias

[1] FAO. 2019. Country Statistics. Sierra Leone. http://www.fao.org/faostat/en/#country/197

[2] Statistics Sierra Leone. 2016. Sierra Leone 2015 Population and Housing Census. https://www.statistics.sl/index.php/census/census-2015.html 

[3] Statistics Sierra Leone. 2018. Sierra Leone Integrated Household Survey 2018 (SLIHS): Book 3: Agriculture. https://www.statistics.sl/index.php/statistical-activities/field-activities/sierra-leone-integrated-household-survey-slihs.html

The Republic of Sierra Leone. 2009. National Sustainable Agriculture Development Plan 2010-2030. http://www.fao.org/fileadmin/user_upload/fsn/docs/NSADP_CAADP_discussion_paper_for_Compact_double_sided.pdf

[4] Environment Protection Agency Sierra Leone. 2017. Sierra Leone’s Second National Biodiversity Strategy and Action Plan 2017-2026

https://www.cbd.int/doc/world/sl/sl-nbsap-v2-en.pdf

[5] Hansen, Marc & Conteh, Mohamed et al. 2016. Determining Minimum Compensation for Lost Farmland: A Theory-Based Impact Evaluation of a Land Grab in Sierra Leone. IEE Working Paper 211. Bochum.

[6] Sierra Leone Ministry of Planning & Economic Development. 2019. Medium-Term National Development Plan 2019-2023. http://www.moped.gov.sl/mtndp/

[7]  Sierra Leone Ministry of Lands, Country Planning and the Environment. 2015. Final National Land Policy of Sierra Leone, Version 6. http://extwprlegs1.fao.org/docs/pdf/sie155203.pdf

[8] Ferme, M.C. 2018. Out of war: Violence, trauma, and the political imagination in Sierra Leone. University of California Press. Oakland, California. 150.

[9] Food and Agriculture Organization of the United Nations. 2019. FAO yearbook. Rome. FAO. 198.

[10] Wadsworth, Richard & Lebbie, Aiah. 2019. What happened to the forests in Sierra Leone? Land 8: 5. 80.

[11] SLIEPA. 2012. Leasing Agricultural Land in Sierra Leone. Information for Investors. Freetown. http://www.oaklandinstitute.org/sites/oaklandinstitute.org/files/SLIEPA_Land_A cquisition_Process_0.pdf

[12] MAFFS. 2009. Investment Policies and Incentives for Private Sector Promotion in Agriculture in Sierra Leone. http://maffs.gov.sl/resources/maffs-policies/105-investmentpolicies- and-incentives-for-private-sector-promotion-in-agriculture-in-sierra-leone 

[13] Moyo, S. & Foray, M. 2009. Key Land Tenure Issues and Reform Processes: UNDP Scoping Mission, Freetown, 10

[14] SLIEPA, 2012: 9.

[15] Moyo/ Foray, 2009: 9.

[16] SLIEPA. 2019. An Investor’s Guide. A Private Sector Perspective on the Investment Landscape. Freetown. http://sliepa.org/wp-content/uploads/3380O_Sierra-Leone-Investment-Guide_d8_print.pdf

[17] Yengoh, Genesis & Armah, Frederick. 2015. Effects of Large-Scale Acquisition on Food Insecurity in Sierra Leone. Sustainability 7. 9508.

[18] Hennings. 2019. From Bullets to Banners and back again? The ambivalent role of ex-combatants in contested land deals in Sierra Leone. Africa Spectrum 54: 1. 23.

[19] Hennings. 2018. Plantation assemblages and spaces of contested development in Sierra Leone and Cambodia. Conflict, Security & Development 18: 6.

[20] Millar, Gearoid. 2016. Local experiences of liberal peace: Marketization and emergent conflict dynamics in Sierra Leone. Journal of Peace Research. 53: 4. 569-581.

[21] Committee on the Elimination of Discrimination against Women (CEDAW). 2014. Concluding observations on the combined initial to sixth periodic reports of Sierra Leone. http://tbinternet.ohchr.org/_layouts/treatybodyexternal/TBSearch.aspx?Lang=En&CountryID=156.

[22] Sierra Leone. 2007. The Devolution of Estates Act, 2007. http://sierra-leone.org/Laws/2007-21p.pdf

[23] Ryan, Caitlin. 2018. Large-scale land deals in Sierra Leone at the intersection of gender and lineage. Third World Quarterly, 39: 1. 189-206

[24] Port Loko Declaration. 2019. “Women Say we want our lands back!” https://www.grain.org/en/article/5788-port-loko-declaration-women-say-we-want-our-lands-back

[25] FAO. 2019. The Voluntary Guidelines: Securing our Rights, Sierra Leone. Success Stories. http://www.fao.org/3/CA2687EN/ca2687en.pdf

 

Selected indicators

Total spending for agricultural reserch measured measured as a share of the value added from agriculture, forestry and fishing activities

Measurement unit: 
Percentage (%)

GDP per capita based on purchasing power parity (PPP). PPP GDP is gross domestic product converted to international dollars using purchasing power parity rates.

Measurement unit: 
PPP$ 2011

Land area is the total area (1'000 ha) of the country excluding area under inland water bodies.

Measurement unit: 
1'000 ha

Total funding (US $) for programmes still ongoing. Last updated on the 31st of January, 2019.

Measurement unit: 
US$ (Current)

Total number of programmes still ongoing. Last updated on the 31st of January, 2019.

Measurement unit: 
Number

Total population is based on the de facto definition of population, which counts all residents regardless of legal status or citizenship--except for refugees not permanently settled in the country

Measurement unit: 
Number

Rural population refers to the share (%) of people living in rural areas as defined by national statistical offices. It is calculated as the ratio between Urban Population and Total Population.

Measurement unit: 
Percentage (%)

Compare countries

Loading chart...

Total population is based on the de facto definition of population, which counts all residents regardless of legal status or citizenship--except for refugees not permanently settled in the country

Measurement unit: 
Number
Loading spider chart
Loading pie chart

Arable land (1'000 Ha) is the land under temporary agricultural crops (multiple-cropped areas are counted only once), temporary meadows for mowing or pasture, land under market and kitchen gardens

Measurement unit: 
1'000 ha

It measures the area (1'000 Ha) covered by forest.

Measurement unit: 
1'000 ha

Land area is the total area (1'000 ha) of the country excluding area under inland water bodies.

Measurement unit: 
1'000 ha

Land used permanently (five years or more) to grow herbaceous forage crops through cultivation or naturally (wild prairie or grazing land).

Measurement unit: 
1'000 ha

Land cultivated with long-term crops which do not have to be replanted for several years (such as cocoa and coffee), land under trees and shrubs producing flowers (such as roses and jasmine), and n

Measurement unit: 
1'000 ha

Disclaimer: The data displayed on the Land Portal is provided by third parties indicated as the data source or as the data provider. The Land Portal team is constantly working to ensure the highest possible standard of data quality and accuracy, yet the data is by its nature approximate and will contain some inaccuracies. The data may contain errors introduced by the data provider(s) and/or by the Land Portal team. In addition, this page allows you to compare data from different sources, but not all indicators are necessarily statistically comparable. The Land Portal Foundation (A) expressly disclaims the accuracy, adequacy, or completeness of any data and (B) shall not be liable for any errors, omissions or other defects in, delays or interruptions in such data, or for any actions taken in reliance thereon. Neither the Land Portal Foundation nor any of its data providers will be liable for any damages relating to your use of the data provided herein.

Share this page