Pasar al contenido principal

page search

News & Events 10º aniversario de las CFS VGGT
10º aniversario de las CFS VGGT
10º aniversario de las CFS VGGT
10th Anniversary of the VGGT
10th Anniversary of the VGGT

Una vez más, las organizaciones internacionales de desarrollo (Banco Mundial, FIDA, FAO, USAID, GIZ y otros) se reunió para discutir las Directrices Voluntarias, aprobadas en mayo de 2012. Un éxito indiscutible de esta operación fue haber asociado también al mayor movimiento campesino, La Vía Campesina, que aplaudió con entusiasmo este proceso desde el día de su aprobación.

años 90, a pesar de la agresiva dominación del modelo neoliberal, individualista y centrado en el Dios mercado, habían visto resurgir internacionalmente la eterna cuestión de la "Tierra", tanto a través de la cuestión de la Reforma Agraria como de la cuestión de los derechos de los pueblos locales e indígenas. La cuestión de género también intentaba ganar espacio, en un mundo, el agrario, dominado por una visión machista tanto en las instituciones gubernamentales como en las agencias de la ONU y los movimientos campesinos.

Una conjunción astral favorable hizo que el Director General de la FAO, Jacques Diouf, escuchara la petición inicial de Filipinas, a la que luego se sumó Brasil, se tomara en serio la cuestión y, a pesar de la fuerte resistencia interna, en particular de nuestra unidad (el Servicio de Tenencia de la Tierra) y de su jefe inglés, decidió seguir adelante, haciendo que la idea de una conferencia internacional fuera aprobada por todos los comités internos y confiando su realización al nuevo director, un iraní sensible aunque no sea un especialista en el tema, con quien tuve el honor de compartir la mayor parte del trabajo preparatorio.

La conferencia (ICARRD) tuvo lugar en Brasil, ya que habían puesto los fondos necesarios, para poder gastarlos en el mercado político nacional para intentar restaurar el escudo del presidente Lula que, en este tema, no había cumplido ninguna de las promesas que había hecho en la campaña electoral. Sintomáticamente, después de discutir las fechas durante meses, para estar seguro de su presencia en la inauguración, Lula prefirió, en el último momento, ir a Inglaterra para hacerse una foto con la reina Isabel, confirmando que sus prioridades iban hacia los ricos de alto rango y no hacia los pobres sin tierra.

La ICARRD se organizó de forma muy diferente a la habitual, dando la misma oportunidad de hablar (en lo que se suele llamar actos paralelos) al Banco Mundial que a la última ONG interesada. Por primera vez, los documentos preparatorios, que siempre habían sido responsabilidad exclusiva de la FAO, se abrieron a las aportaciones externas, de modo que uno de ellos fue elaborado íntegramente por el CIP, el brazo político internacional de LVC sobre el tema madre, la soberanía alimentaria.

Obviamente, el Banco Mundial y sus compinches (como USAID, DfiD) no apreciaron este soplo de democracia, y no se presentaron, sino que empezaron a trabajar entre bastidores para preparar un futuro diferente al que se estaba preparando en Porto Alegre.

La ICARRD, como recuerdan todos y cada uno de los que estuvieron allí, fue un momento de diálogo abierto y sincero, incluso con los movimientos campesinos más reacios a entrar en una lógica de diálogo y negociación, y terminó con un sentimiento muy fuerte de positividad.

Éramos conscientes de que a los países del Norte, es decir, a los donantes, no les gustaba que pensáramos en tocar este tema junto con los movimientos sociales y las organizaciones campesinas e indígenas, sin dar protagonismo a los potentados del Norte. Así que inmediatamente surgió el problema de cómo organizarnos para el seguimiento.

Gracias al apoyo de los colegas del FIDA, fue posible pensar en una iniciativa conjunta, con la FAO y los movimientos campesinos interesados, a partir de los proyectos en curso, para demostrar en la práctica la validez del principio cardinal de la CIRADR: el diálogo y la negociación, no la mera participación, sino la creación de condiciones, es decir, entrar en debates sobre las dinámicas de poder locales, para sentarse en torno a una mesa en la que poder discutir las políticas y la legislación y los programas en favor de la superación de los "cuellos de botella" que bloquean cualquier esfuerzo de "desarrollo".

La resistencia fue mayor de lo que estimábamos, pero lo que no esperábamos era la traición de LVC.

Los países del Norte, inicialmente muy reacios a tocar la cuestión de la tierra, han ido cediendo poco a poco ante el creciente conflicto en un número cada vez mayor de países, a pesar de los intentos del Banco Mundial de orientar esta dinámica hacia cuestiones periféricas y neutrales, es decir, sin tocar la cuestión central de las asimetrías de poder. Así que la primera medida fue enviar a los donantes a hablar con el nuevo jefe de departamento de nuestra unidad (es decir, el jefe del director que había asumido la responsabilidad de organizar la ICARRD) y poner sobre la mesa una gran cantidad de fondos para tratar un nuevo tema, sobre el que no era evidente que la FAO tuviera un mandato, el cambio climático, con una condición: olvidarse de la ICARRD.

El siguiente paso fue poner en circulación la propuesta de empezar a trabajar en la "gobernanza" de la tierra, manteniendo en el lienzo de fondo la interpretación de esta cuestión dada por los titulares del Consenso de Washington. Así nació la Operación VGGT. El objetivo principal, retirar de la circulación cualquier referencia a la reforma agraria, esta palabra que, para los del Norte, suena como una blasfemia en la Basílica de San Pedro. La Operación Reemplazo había comenzado a principios de los años 90, tras la caída del Muro y la desintegración de la antigua Unión Soviética. El gobierno estadounidense propuso (¿impuso?) a la FAO la eliminación de dos servicios que, en su opinión, no servían para nada: el primero era el Servicio de Extensión Rural y el segundo, ni que decir tiene, el nuestro, que siempre se había llamado Servicio de Reforma Agraria. La "negociación" política interna en la FAO tuvo como resultado la eliminación del primer servicio y el cambio de nombre del nuestro por el de Servicio de Tenencia de la Tierra. 

Para los no iniciados esto puede parecer un paso insignificante, en realidad fue central en la operación de poner la tierra (y los recursos) del Sur bajo el control de las finanzas internacionales. La FAO fue el único organismo de las Naciones Unidas en el que se debatió y promovió (quizá no demasiado) la reforma agraria, un cambio de estructura, no sólo una cuestión de técnica y tecnología como le gusta discutir en el FIDA en estos días.

Quedaba un pequeño espacio en el que todavía se hablaba de la reforma agraria, y era la revista oficial de la FAO que yo editaba desde 1992. También allí, gracias al nuevo jefe británico que se nos impuso, cambió la música y me destituyeron de esta tarea justo a la víspera de la ICARRD, para ceder el papel a un colega que más tarde hizo carrera en el Banco Mundial precisamente en los temas de datos, técnica y tecnología relacionados con la tenencia de la tierra.

Nuestro servicio se convirtió en Land Tenure Service, la revista pasó a llamarse Land Tenure Journal, lo que quedaba era desactivar el potencial que representaba la ICARRD. Para eso estaba la Operación VGGT: primero, para eliminar definitivamente cualquier referencia a la reforma agraria y enmarcarlo todo en el perímetro de la administración de la tierra, el catastro, los datos y la tecnología moderna, de modo que ya no se hablara de la dinámica del poder. Las VGGT nacieron fuera de la FAO, en el seno del CSA, para hacer creer en una mayor democratización del debate, pero el juego estaba amañado desde el principio y los movimientos campesinos nunca lo entendieron, ni entonces ni ahora.

Nacidas como "voluntarias", las VGGT dependían de la buena voluntad de los gobiernos que ostentaban el poder, lo que eliminó inmediatamente cualquier esperanza de cambio. La FAO, que se declaró inmediatamente no responsable del documento final, dejó claro que no era su trabajo presionar a los gobiernos para que adoptaran las medidas más progresistas. A lo sumo podría dar algo de asistencia técnica, si algunos donantes (los lobos habituales del Norte) ponían dinero sobre la mesa.

Era una operación de manipulación tan descarada que, en mi ingenuidad, pensé que provocaría una reacción contraria muy fuerte de LVC. Así que imagínense mi sorpresa cuando, por el contrario, decidieron entrar en el proceso, sólo para estar presentes en el escenario en mayo de 2012 con uno de sus líderes, Scapazzoni, para decir lo felices que estaban con la aprobación de este instrumento fundamental.

Han pasado diez años, LVC ha tenido tiempo de darse cuenta de que se equivocó, pero por supuesto nunca ha querido hacer un mea culpa al respecto, y hoy el tema de la reforma agraria ha desaparecido, de hecho, del debate mundial, mientras que los conflictos han aumentado exponencialmente en todas partes, y hay discusiones al respecto: datos, seguimiento, mejores prácticas y cómo mejorar los registros de la tierra y los derechos formales sobre la misma, es decir, lo que sea necesario para mejorar los mercados de la tierra en favor de los intereses de los poderosos (antes era sólo el Norte, ahora también China y las finanzas internacionales en general).
 

Incluso ayer y hoy LVC sigue sentada tomándose por tonta, como si no se diera cuenta de que la han timado. El dinero para los proyectos en los países (del Sur, por supuesto, porque los problemas de gobernanza que existen en los países del Norte, típicos de los derechos no respetados del pueblo sami en Noruega, Finlandia, Suecia y Rusia, todos ellos países miembros de la FAO) se ha acabado, por lo que ahora se está sacando la conclusión: cer

Para los que tienen poca memoria, es necesario recordar por enésima vez el periodo histórico en el que se ambientó la VGGT, para que quede más clara la operación de manipulación tan brillantemente realizada, así como el callejón sin salida en el que nos encontramos ahora.

Los o resultados, ningún país ejemplar para mostrar, y así piensan que cierran el tema de la tierra para siempre.

Lástima que sea la realidad la que se imponga a la teoría, y vuelvan a ser los conflictos territoriales, disfrazados de conflictos religiosos, los que se impongan de nuevo a nuestra atención. Una lástima, porque reconstruir una alianza progresista requerirá mucho tiempo y, sobre todo, nuevas caras, tanto a nivel de los gobiernos como de las agencias de la ONU y de los movimientos campesinos. Yo, que me he pasado la vida luchando por estos temas, he acabado arrinconado, pensionado a la fuerza por el incompetente Director General brasileño (como expliqué en mi libro A Manà), pero al menos mantengo una libertad de expresión que muchos colegas de la FAO han perdido, espero que no para siempre.