Skip to main content

EnglishFrançais | Português

Actualizado el 19 de septiembre de 2023
 

La tierra significa cosas fundamentalmente diferentes para cada persona, lo que constituye la fuente más amplia de los conflictos por la tierra. Para la población rural, la tierra proporciona suelo para cultivar, pastos para pastar y una amplia gama de recursos naturales (madera, plantas medicinales, frutas, miel y caza) para recolectar y gestionar, que son esenciales para su subsistencia. El acceso a la tierra no puede separarse del acceso al agua. Las comunidades rurales reconocen derechos anidados sobre la tierra. Algunos, como los derechos a la tierra para la vivienda y los campos de cultivo, pueden corresponder a individuos, familias y linajes, mientras que otros recursos se obtienen mediante el acceso a la propiedad común por parte de miembros reconocidos de la comunidad. Pero la tierra representa mucho más que una fuente de sustento. Denota un hogar, un lugar seguro donde quedarse, un lugar donde enterrar a los muertos. La tierra simboliza la continuidad y es una importante fuente de identidad cultural y espiritual. En cambio, para los inversores globales y los propietarios de tierras a gran escala, la tierra es ante todo una mercancía, algo que puede comprarse, arrendarse y venderse, un activo cuyo valor se aprecia o deprecia. La tierra proporciona una plataforma para la inversión y la producción, a menudo a escala industrial; un recurso en el que se pueden cultivar productos comerciales para la exportación, del que se pueden extraer minerales y agua, o talar madera con fines lucrativos.Para los gobiernos y las élites políticas, el control de la tierra es la base de la identidad estatal, la autoridad y el control político. En algunos países, la tierra puede ser también una importante fuente de ingresos fiscales y la forma en que se distribuye refleja las relaciones sociales de poder. Para los conservacionistas, los bosques, los pastizales, las cuencas hidrográficas, la fauna y los recursos naturales son algo que hay que proteger, a menudo excluyendo a los pueblos indígenas y a los titulares de derechos anteriores. 

Sin embargo, hay indicios de que este enfoque excluyente está cambiando con el creciente reconocimiento de la importancia de los conocimientos indígenas para la gestión sostenible de los recursos naturales.1  Del mismo modo, para algunos, la tierra en las zonas urbanas tiene una identidad principalmente como propiedad, inversión y fuente de riqueza. Para otros, que viven en chabolas, asentamientos informales y favelas en terrenos marginales y sin servicios, este punto de apoyo en la ciudad les proporciona acceso a servicios sociales, medios de subsistencia, oportunidades de empleo y oportunidades culturales. Los derechos de los terratenientes y de los sin tierra entran a menudo en conflicto, enfrentando el derecho a poseer y obtener valor monetario de la propiedad privada con el "derecho a la ciudad" 2 para los pobres urbanos. Cuando estos derechos chocan, pueden precipitar apropiaciones/ocupaciones de tierras, desalojos y desplazamientos.Dados los muy diferentes, y a veces irreconciliables, significados y valores que se atribuyen a la tierra, no es de extrañar que la tierra y el acceso a los recursos naturales sean factores clave de conflicto. La ONU predijo recientemente que en las próximas décadas "es probable que la competencia y los conflictos por la tierra se intensifiquen con las crecientes presiones del cambio climático, el crecimiento demográfico, el aumento de la inseguridad alimentaria, la migración y la urbanización".3 Sin embargo, también es importante distinguir entre los conflictos violentos por la tierra y las variadas disputas cotidianas no violentas en el seno de las familias y entre comunidades vecinas.

Ururguayan

Desencadenantes de conflictos por la tierra y los recursos

Los conflictos por la tierra pueden desencadenarse por una gran variedad de factores interrelacionados. Las acciones arbitrarias de agentes estatales, inversores y personas poderosas que restringen o eliminan el acceso a la tierra y los recursos suelen estar en el centro de las situaciones de conflicto. Estas pueden incluir:

  • Largas historias de ocupación colonial y desposesión que sustentan los sistemas sociales discriminatorios contemporáneos y que afianzan la diferencia étnica como medio para dividir y gobernar.
  • La pobreza sistémica y la desigualdad en la sociedad, que marginan a un gran número de personas a través de la violencia estructural (véase más adelante) y la falta de derechos seguros a la tierra en entornos rurales y urbanos.
  • Desigualdades de género y generacionales y prácticas hereditarias que restringen el acceso a la tierra y a los recursos naturales. 
  • Degradación de la tierra, pérdida de biodiversidad, malas cosechas, pérdidas de ganado y migraciones forzosas aceleradas por los efectos del cambio climático y la mayor incidencia de sequías, olas de calor, incendios, inundaciones y otros fenómenos meteorológicos extremos.
  • Creciente presión sobre la tierra como consecuencia de la rápida urbanización
  • Desarrollo de infraestructuras a gran escala
  • Disminución del tamaño de las explotaciones agrícolas como consecuencia del rápido crecimiento de la población.
  • Competencia por el uso de la tierra entre: ganaderos y agricultores; inversores en los sectores de la minería, la silvicultura y la agroindustria orientados a la exportación y usuarios locales de la tierra; instituciones estatales y organismos internacionales que tratan de imponer políticas de conservación de "fortaleza" para proteger la vida silvestre, la biodiversidad y los recursos forestales mediante la exclusión de los pueblos indígenas y los titulares de derechos sobre la tierra de larga data, así como la desestimación de los sistemas de conocimientos indígenas.
  • Conflictos y superposición de derechos sobre la tierra, inicialmente como consecuencia de desplazamientos y traslados forzados debido a políticas sociales discriminatorias, guerras civiles y fronterizas. 
  • Sistemas administrativos y de gobernanza de la tierra deficientes y sistemas jurídicos poco armonizados

En general, la prevalencia de conflictos relacionados con la tierra suele ser un indicador de niveles insostenibles de desigualdad y vulnerabilidad en la sociedad.

Además de los ejemplos anteriores, también existen altos niveles de conflictos intrafamiliares por la tierra o conflictos entre vecinos de la comunidad. Esto refleja disputas sobre asignaciones de tierras, invasión de límites, impactos del uso de la tierra y herencias. Estos ejemplos constituyen la mayor parte de la carga de casos en los tribunales que se ocupan de cuestiones relacionadas con la tierra.
 

Internally displaced woman due to armed conflict in North Kivu, DRC. United Nations Photo via Flickr (CC BY-NC 2.0)
Mujer desplazada internamente debido al conflicto armado en Kivu del Norte, RDC. Foto de las Naciones Unidas vía Flickr (CC BY-NC 2.0)

Conceptos y términos clave

Definiciones de los conflictos 
 

Las concepciones del conflicto tienen raíces diversas. Algunos conceptos tienen su origen en la teoría social y económica, otros en los estudios sobre conflictos y paz. 

Durante mucho tiempo se ha debatido sobre las causas principales de los conflictos civiles. Algunos sostienen que son los intereses económicos - o la "codicia" - lo que está en la raíz de la mayoría de los conflictos. Otros identifican las reivindicaciones sociales y políticas como los principales motores de los conflictos.4 En la práctica, estas distinciones teóricas son a menudo confusas. Los conflictos relacionados con la tierra y los recursos son específicos de cada contexto y suelen desencadenarse por una mezcla de factores políticos, institucionales, socioeconómicos y relacionados con los recursos.5

Implican la impugnación del acceso a la tierra y los recursos, el cambio en el uso de la tierra y la seguridad de los derechos de tenencia de la tierra y la distribución desigual de los beneficios de la tierra y los recursos.6 Muchos conflictos, independientemente de su origen, afectan a los derechos sobre la tierra y los recursos.

Los conflictos intraestatales -guerras civiles dentro de un Estado- tienen tendencia a autoperpetuarse. Cuando los conflictos se vuelven violentos, dan lugar a la creación de milicias. El mantenimiento de estos ejércitos privados y su control sobre el territorio requiere grandes cantidades de dinero. A menudo se genera a través del comercio ilícito de materias primas: minerales, madera y drogas.7 Esto crea economías de conflicto, que una vez arraigadas crean "desincentivos para la paz"8 donde las partes no ven ningún beneficio en encontrar soluciones.

El marco del conflicto

Las distintas formas en que se "enmarcan" los conflictos por la tierra reflejan cómo se interpretan las cuestiones que contribuyen al conflicto.9 Un marco puede entenderse como una forma de ver, filtrada por una idea central organizadora o explicativa.10 Los conflictos relacionados con la tierra y los recursos pueden enmarcarse de diversas formas para ofrecer explicaciones, atribuir causas y promover soluciones.

Tomemos como ejemplo un conflicto muy publicitado entre humanos y animales salvajes que tuvo lugar en la reserva del Serengueti, en África Oriental, en 2018. El conflicto surgió después de que tres leones fueran envenenados por comunidades indígenas, lo que provocó una protesta internacional en los círculos conservacionistas. Una "perspectiva experta" en ese momento proporcionaría los nombres de los leones individuales, mientras que omitiría cualquier relato de las comunidades de pastores que vivían en la zona. La misma perspectiva señalaría la complejidad de abordar un conflicto de este tipo, reconociendo la historia de desposesión de las comunidades de pastores por parte de un gobierno colonialista. Sin embargo, no se mencionaron las políticas de los gobiernos poscoloniales de la región ni el tipo de modelos de conservación que han empleado, a menudo en colaboración con organismos mundiales. Las voces, los puntos de vista y los medios de vida de las comunidades indígenas siguieron sin ser escuchados e invisibles. Cuando no es posible alinear perspectivas tan contradictorias, el potencial de conflicto es alto.

Además del ejemplo anterior, existen otros muchos contextos en los que es pertinente enmarcar los conflictos relacionados con la tierra y los recursos. 

Por ejemplo, uno de los motores habituales de los conflictos relacionados con la tierra es la planificación urbana y el desarrollo de infraestructuras. En estos casos, el imperativo del crecimiento económico y el desarrollo suele entrar en conflicto con los derechos a la tierra, la ocupación y los medios de vida de las personas que se verán desplazadas por el desarrollo propuesto. 

El marco elegido varía según la perspectiva de los actores implicados. Los gobiernos y los promotores privados pueden optar por centrarse en lo que consideran consecuencias imprevistas, aunque inevitables, del crecimiento y la modernización. Las narrativas empresariales y estatales pueden presentar a los usuarios locales de la tierra como "ignorantes" y "atrasados", que retrasan el "progreso" nacional.  

Los activistas comunitarios y las organizaciones de derechos humanos hacen hincapié en la vulneración de los derechos de las poblaciones económica y socialmente marginadas y en las desigualdades que se profundizarán. Estos marcos exploran cómo las comunidades vulnerables y los defensores de la tierra se organizan para proteger sus derechos a la tierra y los recursos.   
Del mismo modo, los conflictos relacionados con el reconocimiento de los derechos de la mujer a la tierra pueden invocar normas culturales o religiosas para justificar la persistencia de la discriminación. Sea cual sea el contexto, es necesario reconocer cómo los distintos actores enmarcan los conflictos, ya que esto proporciona información importante sobre las fuerzas que los impulsan.     

Acaparamiento de tierras

El "acaparamiento de tierras"11 se asocia a las transacciones corporativas para ampliar las plantaciones, la agricultura orientada a la exportación, la minería y las carteras de propiedades urbanas. Estos acuerdos suelen desplazar a los titulares de derechos consuetudinarios e indígenas y a los usuarios de los recursos, sin su consentimiento previo e informado.  Los acaparamientos de tierras suelen estar propiciados por reformas políticas e institucionales que pretenden facilitar la tierra y los recursos minerales a la inversión de capital extranjero. Estas políticas pueden fomentar el comportamiento depredador de las élites nacionales y de los manipuladores políticos, que pueden actuar como intermediarios en estos acuerdos y reclamar cuantiosas comisiones por iniciarlos. Los acuerdos sobre tierras que no cuentan con la participación de los usuarios locales provocan conflictos, ya que las comunidades locales se resisten al desplazamiento y a la apropiación de recursos esenciales para su subsistencia. 

Las principales prácticas de desposesión son el desalojo, el cercamiento, la extracción, la exclusión y la supresión.12 Las personas pueden ser expulsadas físicamente de las tierras que ocupaban y se les corta el acceso a los recursos. Posteriormente, estos recursos se agotan mediante el extractivismo y el cambio de uso de la tierra. El acaparamiento de tierras y recursos puede borrar historias sociales e invisibilizar culturas.

Acumulación por desposesión

Algunos teóricos sociales sostienen que la acumulación por desposesión (ABD por sus siglas en inglés) es una característica definitoria del capitalismo neoliberal. Con respecto a la tierra y los recursos naturales, la ABD puede adoptar diferentes formas. Entre ellas se incluyen:

  • La mercantilización y privatización de la tierra y la expulsión de los titulares de derechos consuetudinarios;
  • La supresión de los derechos a los bienes comunes;
  • La mercantilización de la naturaleza y la cultura.

Se dice que la ABD provoca "un agotamiento cada vez mayor de los bienes comunes medioambientales globales (tierra, aire, agua)" a través de sistemas alimentarios y agrícolas que "excluyen todo lo que no sean modos de producción agrícola intensivos en capital".13

Se argumenta que estos sistemas dependen de la mercantilización de la naturaleza, incluida la "patente y licencia de material genético, plasma de semillas . . . [y] la privatización de los conocimientos indígenas de "poblaciones cuyas prácticas [ancestrales] habían desempeñado un papel crucial en el desarrollo de esos materiales"14

Aunque este análisis tiene sus detractores,15 puede argumentarse que ofrece una visión sistémica más profunda de los procesos de desposesión que la conceptualización más limitada, aunque más popular, del acaparamiento de tierras que se ha comentado anteriormente.

Conflictos y la "maldición de los recursos" naturales

Existen opiniones encontradas sobre si la abundancia de recursos naturales de muchos países del Sur global está inevitablemente asociada a conflictos y subdesarrollo.16 Los orígenes de la llamada "maldición de los recursos" se remontan al análisis de los niveles de pobreza y los conflictos en los países ricos en petróleo y minerales. 

Por ejemplo, en la Angola poscolonial, las formaciones políticas rivales utilizaron los petrodólares de los pozos petrolíferos en alta mar y de la extracción ilegal de diamantes para financiar la prolongada guerra civil de 1975-2002. Ya en 2006, el PNUD señalaba que la enorme riqueza petrolera de Nigeria "apenas había tocado la vida de la gente"17 Hoy Nigeria es uno de los países con mayor producción de petróleo del mundo y se enfrenta a insurgencias y conflictos violentos en su región del delta, rica en petróleo.18

Los economistas políticos sostienen desde hace tiempo que la riqueza en recursos contribuye a los sistemas de control político por parte de élites poderosas, que utilizan los beneficios económicos para invertir en aparatos de seguridad represivos y que presiden un orden político basado en el clientelismo.19 Sin embargo, otras investigaciones sugieren que la riqueza en recursos no tiene por qué ser una maldición y que, si se utiliza adecuadamente, puede pasar de ser "un lastre para la paz a un activo para la paz". 20

En general, es más probable que los recursos minerales se conviertan en una maldición cuando las instituciones políticas y otras instituciones sociales/económicas no están estructuradas de forma que generen rendición de cuentas y que no consigan beneficios sociales tangibles que se distribuyan (razonablemente) de forma equitativa.

La injusticia como violencia estructural

Investigaciones recientes exploran cómo la naturaleza y el alcance de la desigualdad socioeconómica, la ausencia de justicia y la "violencia estructural" en una sociedad determinada "influyen en que los conflictos por la tierra surjan y se manifiesten"21.

Casi todos los conflictos sociales tienen dimensiones relacionadas con la tierra y los recursos. Esto sugiere que debemos comprender mejor cómo una serie de factores -entre ellos, las historias localizadas de desposesión, las repercusiones de los conflictos coloniales y poscoloniales que pueden haber servido para etnicizar las diferencias, las relaciones de poder y el papel cambiante de las políticas y las instituciones- influyen en la gobernanza contemporánea de la tierra de manera que, o bien provocan conflictos, o bien ayudan a prevenirlos y mitigarlos.

Los conflictos relacionados con la tierra y los recursos surgen a diferentes escalas: dentro de las comunidades locales; entre éstas y los vecinos/extranjeros, así como a escala regional o transfronteriza. Estos conflictos revelan la relativa seguridad/inseguridad de los regímenes subyacentes de tenencia de la tierra y gobernanza. También ponen de relieve el funcionamiento de las instituciones responsables de la asignación de tierras y la gestión de conflictos y el grado de eficacia de su actuación.22

Conflictos y desplazamientos

Los conflictos desplazan a personas que se definen como desplazados internos o refugiados.

Según los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos, los desplazados internos son "personas o grupos de personas que se han visto forzadas u obligadas a escapar o a huir de su hogar o su lugar de residencia habitual (...) para evitar los efectos de un conflicto armado, de situaciones de violencia generalizada, de violaciones de los derechos humanos o de catástrofes naturales o provocadas por el ser humano, y que no han cruzado una frontera estatal internacionalmente".23

La Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 define al refugiado como una persona que, "debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país; o que, careciendo de nacionalidad y hallándose fuera del país donde antes tuviera su residencia habitual... no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera regresar a él" 24

En todo el mundo, los efectos de la migración forzada de refugiados y desplazados se consideran cada vez más factores de división social y riesgo de conflicto.25 Los migrantes suelen sufrir discriminación y violencia xenófoba en los países en los que se ven obligados a establecerse.26

El retorno masivo de refugiados y desplazados internos a sus hogares tras el fin de un conflicto también puede dar lugar a la reanudación del conflicto, sólo para descubrir que sus hogares y tierras han sido reclamados por otros, incluidos aquellos que pueden haber perpetrado actos violentos contra ellos.27 La reintegración requiere procesos delicados a nivel local, nacional y regional que combinen la reconciliación con la restitución. 

Legislación, políticas y marcos internacionales

Los conflictos relacionados con la tierra y los recursos tienen lugar predominantemente dentro de las fronteras de un país. Pero su escala varía mucho, desde disputas individuales entre vecinos o comunidades adyacentes hasta disputas internacionales, a menudo relacionadas con el uso de recursos hídricos transfronterizos. Una investigación realizada en 2009 concluyó que "entre el 40 y el 60% de las guerras civiles de los últimos 60 años han sido desencadenadas, financiadas o sostenidas por los recursos naturales".28

Por ejemplo, el sangriento conflicto de la región sudanesa de Darfur se originó como una disputa entre pastores y agricultores por las rutas migratorias del ganado y los puntos de agua. Las diferencias culturales, étnicas y religiosas se superpusieron y desembocaron en una guerra civil con tres dimensiones distintas: 

  • Enfrentamientos a escala local entre pastores árabes musulmanes y agricultores africanos, cristianos y animistas, para quienes la tierra, el pastoreo y el agua eran fundamentales para su subsistencia. 
  • Conflicto a escala nacional entre las principales facciones rebeldes y el gobierno nacional en el que el gobierno sudanés reclutó milicias armadas conocidas como los Janjaweed para llevar a cabo una campaña de limpieza étnica contra los no árabes que se cobró cientos de miles de vidas.  
  • Un conflicto internacionalizado influido por rivalidades políticas regionales.

Existe la percepción de que las violaciones de los derechos humanos dentro de un país, perpetradas en el contexto de una guerra civil, quedan fuera del alcance del derecho internacional. Aunque en la práctica esto pueda ser a menudo así, las Convenciones de Ginebra adoptadas en 1949 crearon la posibilidad de que los "actos cometidos en violación de las leyes de la guerra" pudieran ser perseguidos. 

Esto suponía que dichos juicios serían organizados por los gobiernos de los países en los que se produjeron los abusos. No fue hasta 1993 y 1994 cuando la ONU constituyó los Tribunales Penales Internacionales para enjuiciar las violaciones del derecho internacional humanitario en la antigua Yugoslavia y el genocidio de Rwanda. Estos tribunales trataron de condenar a los líderes responsables de genocidio y crímenes contra la humanidad.29

No fue hasta 1998 cuando se creó la Corte Penal Internacional como órgano judicial permanente en virtud del Estatuto de Roma, un tratado respaldado por 120 países. El mandato de la CPI es actuar como "tribunal de última instancia"30 que persigue los delitos, cuando los tribunales nacionales no pueden actuar. Sin embargo, el alcance de la CPI ha sido limitado, sobre todo porque Estados Unidos, Rusia y China no son signatarios del tratado. Del mismo modo, muy pocos países de Asia u Oriente Medio reconocen el tratado. 

Aunque existe la percepción de que la CPI se centra en los crímenes de guerra y el genocidio, también se le ha pedido que investigue los acaparamientos de tierras y los despojos forzosos. En 2014, un grupo de aldeanos camboyanos presentó una demanda ante la Corte Penal Internacional (CPI) contra miembros poderosos de la sociedad camboyana (denominados la "élite gobernante"). En ella se alegaba que, entre 2002 y octubre de 2014, esta élite llevó a cabo un acaparamiento de tierras "generalizado y sistemático", mediante amenazas, violencia y reubicación forzosa.  Afirma que el acaparamiento de tierras ha afectado a 770.000 personas y que 145.000 han sido desplazadas a la fuerza de Phnom Penh para dejar paso a plantaciones de caucho y azúcar o a explotaciones madereras.31 En marzo de 2021, tres ONG (FIDH, Global Witness y Climate Counsel) enviaron una carta a la CPI instándola a perseguir los delitos de acaparamiento de tierras en Camboya.

Otros marcos jurídicos y políticas aplicables se refieren principalmente a la protección de refugiados y desplazados internos. Entre ellos figura la Convención Internacional de la ONU sobre el Estatuto de los Refugiados, aprobada originalmente en 1951 y modificada posteriormente por el artículo 1(2) del Protocolo sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967. 

El recuadro siguiente contiene enlaces a una serie de políticas y declaraciones pertinentes. 

Los Principios Rectores de los Desplazamientos Internos de la ONU de 1998 establecen el marco general de derechos humanos internacionales y derecho humanitario aplicable a los desplazados internos. 

Más concretamente, los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre las Empresas y los Derechos Humanos, ratificados en 2011, proporcionan un marco importante con potencial para la prevención de conflictos en lo que respecta a las inversiones relacionadas con la tierra y los minerales. Estos principios señalan que "algunas de las violaciones más graves de los derechos humanos en que intervienen empresas se producen en el contexto de conflictos por el control del territorio,  de recursos o del mismo  gobierno, en los que no cabe esperar un funcionamiento adecuado del régimen de derechos humanos".32

La iniciativa internacional más reciente en relación con los refugiados es la adopción por la Asamblea General de las Naciones Unidas de la Declaración de Nueva York para los Refugiados y los Migrantes en 2016, que incluye un Marco Integral de Respuesta a los Refugiados (CRRF, por sus siglas en inglés). 33 Las lecciones extraídas de la aplicación del CRRF ayudaron a informar el Pacto Mundial para los Refugiados, que fue afirmado por todos los Estados miembros de la ONU en diciembre de 2018.34 TLa introducción de esta declaración incluye una subsección sobre la prevención y el tratamiento de las causas profundas de los conflictos. En él se insta a mejorar la cooperación entre los actores políticos, humanitarios, de desarrollo y de paz. Sin embargo, en la actualidad, la entidad de la ONU responsable de responder a los desplazamientos forzosos carece de mandato para prevenir los conflictos que los provocan. 

En el continente africano, los miembros de la Unión Africana adoptaron en 2009 la Convención para la Protección y Asistencia de los Desplazados Internos en África. En 2019, la Comisión de la UA celebró una mesa redonda sobre cómo abordar las causas profundas del desplazamiento forzado, reconociendo que las soluciones a los conflictos y otras causas de desplazamiento son fundamentalmente políticas. En 2017, la UA adoptó un documento estratégico conocido como la Hoja de Ruta Principal de la UA (AUMR, por sus siglas en inglés) de Pasos Prácticos para Silenciar las Armas en África para 2020. La UA volvió a retomarlo como tema del año en 2020. 35

Fuentes de datos para el seguimiento de los conflictos territoriales

A menudo resulta difícil establecer una distinción clara entre los conflictos sociales y políticos y los relacionados con la tierra y los recursos. Aunque las cuestiones relacionadas con la tierra no siempre son el principal motor de los conflictos, como ya se ha señalado, casi todos los conflictos violentos afectan en mayor o menor medida a la relación de las personas con la tierra. 
En 2021, los conflictos prolongados en numerosos países como Afganistán, Burkina Faso, República Democrática del Congo, Myanmar y Nigeria elevaron el número de desplazados forzosos, tanto refugiados como desplazados internos, a 90 millones en todo el mundo. Esta cifra aumentó hasta la cifra récord de 100 millones en 2022, cuando ocho millones de personas se vieron desplazadas debido a la invasión rusa a Ucrania.36

Existen varios rastreadores de conflictos globales. Cada uno de ellos registra los conflictos de formas particulares. 

El Armed Conflict Location & Event Data Project (ACLED) es un proyecto de recopilación de datos desglosados, análisis y cartografía de crisis. ACLED recopila información sobre las fechas, los actores, los lugares, las víctimas mortales y los tipos de violencia política y actos de protesta registrados en todo el mundo. Iniciado originalmente como componente de un proyecto de doctorado, ACLED se constituyó como organización sin ánimo de lucro en 2014. A partir de 2022, ACLED comenzó a ofrecer cobertura mundial. Los datos codificados por ACLED no especifican los conflictos relacionados con la tierra, ya que se centran más en acontecimientos conflictivos específicos. Sin embargo, los datos proporcionan un contexto importante para los investigadores que examinan los conflictos relacionados con la tierra. La lista de vigilancia de conflictos 2023 de ACLED ofrece un análisis detallado de una serie de conflictos complejos, como Ucrania, el Cáucaso Meridional y Asia Central, el Sahel, Nigeria, la República Democrática del Congo y otros.

International Crisis Group es una organización independiente creada en 1995 en respuesta a la violencia y el genocidio en Somalia, Rwanda y Bosnia. Su misión declarada es trabajar para prevenir las guerras y diseñar políticas que construyan un mundo más pacífico. Realiza un seguimiento de los conflictos en todo el mundo.

El Global Conflict Tracker es mantenido por el Center for Preventative Action (CPA), un programa desarrollado por el Council on Foreign Relations (CFR) de Estados Unidos. La recogida de datos se enmarca en el análisis del impacto de un conflicto en los intereses de Estados Unidos. Los conflictos se clasifican según tres categorías: críticos, significativos, limitados.

Países con conflictos por la tierra y los recursos

Según ONU-Hábitat, desde 1990 al menos 17 conflictos violentos han estado relacionados con la explotación de recursos naturales, mientras que "en los últimos 60 años, al menos el 40% de todos los conflictos intraestatales tienen un vínculo con los recursos naturales".37 Las disputas por la tierra, derivadas de la inversión de capital a gran escala en tierras relacionadas con la expansión de la agricultura industrial orientada a la exportación y la minería, pueden derivar en un conflicto abierto. 38 La mayor parte de esta inversión ha tenido lugar en el Sur global. Las disputas por la tierra también reflejan la falta de claridad en torno a los derechos sobre las tierras comunales y los conflictos por el acceso a la tierra por parte de agricultores y pastores.

Las carteras de países del Land Portal ofrecen numerosos ejemplos localizados de conflictos relacionados con la tierra y los recursos. Como demuestran las carteras, el contexto es clave para comprender los problemas de la tierra, la gestión de los recursos naturales y la extracción de minerales en distintos contextos.

India

Según un estudio de 2016, los proyectos de infraestructuras y las zonas de inversión representan casi la mitad de los conflictos relacionados con la tierra.39 La adquisición de tierras por parte del gobierno es una de las principales causas de conflicto, con un 60% de los casos. Land Conflict Watch sigue e informa de los conflictos por la tierra en India.40 En enero de 2022, informó de 781 conflictos en curso que afectaban a 7,8 millones de personas en 3,9 millones de hectáreas de tierra e implicaban inversiones por valor de 342.000 millones de dólares. Las reclamaciones contrapuestas sobre tierras consuetudinarias han sido fuente de importantes disputas y paralización de inversiones. Los conflictos relacionados con la tierra se ven agravados por la ausencia de políticas claras relativas a los derechos consuetudinarios sobre la tierra.

República Democrática del Congo

A pesar de su enorme riqueza en minerales y recursos naturales, la República Democrática del Congo (RDC) presenta todas las características de la llamada "maldición de los recursos", en la que, en lugar de contribuir al crecimiento económico, las riquezas minerales y forestales han servido a los intereses de élites y formaciones políticas rivales, alimentando conflictos localizados y transfronterizos. Las disputas por la tierra también alimentan la violencia entre comunidades. Según los informes, los enfrentamientos armados por una disputa de tierras entre los grupos comunales yaka y teke en la provincia de Mai-Ndombe han transformado esta provincia, antes pacífica, en la quinta más violenta de las 26 provincias de la RDC en 2022.41 En conjunto, estos conflictos han contribuido a crear complejos patrones de desplazamiento. En 2021, más de un millón de congoleños han buscado asilo en otros lugares de África y más allá, mientras que hay más de 5 millones de desplazados internos que permanecen en la RDC, lo que constituye la mayor población de desplazados internos de África. Al mismo tiempo, la RDC acoge a más de medio millón de refugiados procedentes de toda la región de los Grandes Lagos, incluidos Rwanda y Burundi.42

 

Madagascar

En 2007, la resistencia generalizada de la población a los planes de un enorme acuerdo sobre tierras desencadenó un golpe militar que derrocó al gobierno. Esta apropiación de tierras (que nunca se materializó) implicaba el arrendamiento propuesto de 1,3 millones de hectáreas de tierra a una empresa surcoreana para la producción de aceite de palma y maíz.43 Gran parte de estas tierras ya estaban ocupadas y cultivadas por productores locales. En la actualidad, Madagascar sufre conflictos internos relacionados con la migración inducida por el clima. El país es muy vulnerable a los efectos del cambio climático y se ha tambaleado bajo los impactos de la sequía y los ciclones. Según los informes, en los últimos años decenas de miles de personas han huido de la región meridional, asolada por la sequía, lo que ha creado conflictos por el uso de la tierra en las regiones de acogida y ha sometido a una presión extrema a las zonas protegidas y a las regiones de gran biodiversidad.

Colombia

Desde 1936 ha habido en Colombia tres grandes intentos de reforma agraria, todos ellos fallidos. Las luchas por el control y la defensa de la tierra han sido el centro de una historia de conflicto que ha durado casi 50 años, enfrentando a grupos guerrilleros de izquierda con paramilitares de derecha, protegiendo los intereses de los grandes terratenientes y del narcotráfico.

Post conflict reintegration in Colombia.Photo by UN Women via Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)
Reintegración posconflicto en Colombia. Foto de ONU Mujeres vía Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

Este conflicto aún no se ha resuelto de forma efectiva, a pesar de que en 2016 se alcanzó un acuerdo de paz. Entre 1985 y 2010, los conflictos relacionados con la tierra provocaron el desplazamiento forzado de 5,2 millones de personas. En 2019 se registraron casi ocho millones de desplazados internos en Colombia. En 2011, la Comisión de Seguimiento a las Políticas Públicas sobre Desplazamiento Forzado afirmó que entre 1980 y julio de 2010, 6,6 millones de hectáreas de tierra habían sido abandonadas o confiscadas como consecuencia de este conflicto. 

Acción Social, un organismo gubernamental, estimó que la población se había visto obligada a abandonar 6,8 millones de hectáreas, mientras que el Movimiento Nacional de Víctimas contra la Delincuencia Estatal (MOVICE) cifraba la cifra en unos 10 millones de hectáreas
.44 Una estimación más reciente sugiere que unos 8,3 millones de hectáreas de tierra fueron expropiadas o abandonadas por la fuerza en el transcurso del largo conflicto.45

Esta situación paralizó el mercado formal de la tierra y afectó a su uso, reduciendo la producción de alimentos. Las élites empresariales y políticas y los narcotraficantes se apoderaron de tierras apropiadas ilegalmente y las reconvirtieron para la agroindustria, incluido el establecimiento ecológicamente destructivo de plantaciones de aceite de palma y ranchos ganaderos masivos. 

En 2016, un acuerdo nacional de paz incluyó un compromiso de reforma agraria, con la restitución de tierras como uno de los pilares fundamentales. El programa de reforma agraria preveía la formalización masiva de los derechos de propiedad rurales pequeños y medianos para evitar el despojo. Existen algunos programas de donantes en apoyo de la formalización46 pero, en general, estas reformas aún no se han materializado a escala. 

Colombia sigue siendo uno de los casos más extremos de desigualdad de la tierra donde, según datos analizados en 2017, solo el 1 % de los terratenientes poseía más del 80 % de las tierras agrícolas, y los mayores terratenientes controlaban más de 50.000 hectáreas cada uno.47 Al mismo tiempo, un creciente movimiento progresista por la justicia agraria está aumentando sus esfuerzos para reclamar tierras..

Camboya

Camboya ha experimentado cambios políticos radicales a lo largo de su historia, y cada régimen ha introducido nuevos regímenes de tenencia de la tierra. Tras independizarse de Francia en 1953, la monarquía camboyana reconoció los derechos de propiedad privada. En cambio, el régimen radical maoísta de los Jemeres Rojos (1975-1979) abolió la propiedad privada en favor de la propiedad estatal de la tierra. La agricultura se colectivizó a la fuerza bajo control directo del Estado. Cientos de miles de habitantes urbanos de la capital, Phnom Penh, y de otras zonas fueron deportados a las zonas rurales para cultivar la tierra. En el proceso, los Jemeres Rojos fueron responsables de la muerte de al menos 1,7 millones de personas que "fueron ejecutadas, pasaron hambre, trabajaron en exceso o murieron de enfermedades no tratadas y otros abusos". 48 Los Jemeres Rojos fueron responsables de la completa diezma de la clase técnica y profesional del país. 

Women victims of the Khmer Rouge. Photo by George Olcott vai Flickr  (CC BY-NC-ND 2.0) (1)
La época de los Jemeres Rojos (1975-1979) estuvo marcada por inmensas violaciones de los derechos humanos que han tenido un impacto duradero en Camboya. Mujeres víctimas de los Jemeres Rojos. Fotografía de George Olcott vía Flickr(CC BY-NC-ND 2.0)

Con la derrota de los Jemeres Rojos, tras la intervención de los vietnamitas, y la instalación de un nuevo gobierno, las políticas empezaron a cambiar lentamente hacia una economía de mercado. Las tierras agrícolas que habían sido colectivizadas se redistribuyeron entre los repatriados, los antiguos soldados y los hogares pobres. Enfrentado a importantes transformaciones socioeconómicas, como la repatriación de refugiados, las oleadas migratorias dentro del país, la urbanización y el crecimiento económico y demográfico, el país ha experimentado un aumento de la desigualdad. A pesar de la falta de datos fiables, las cifras sugieren que la (casi) carencia de tierras ha aumentado de alrededor del 3% en 1993 a entre el 25% y el 45% en tan sólo dos décadas.49 El caso llevado ante la CPI mencionado anteriormente aporta pruebas de que la desposesión de tierras agrava los altos niveles de carencia de tierras.

Conflictos territoriales de los que quizá no haya oído hablar
Si bien existen disputas y conflictos territoriales de gran notoriedad y bien documentados, también hay disputas territoriales que no atraen demasiado la atención pública. En un reciente resumen de Land Portal de Qué Leer  tres disputas territoriales: la disputa fronteriza entre Kirguistán y Tayikistán, la disputa del Alto Himalaya entre China e India y una disputa territorial entre Armenia y Azerbaiyán.50

Derechos de las comunidades, consuetudinarios e indígenas sobre la tierra

El modo en que se definen, gestionan y protegen jurídicamente los derechos comunitarios y consuetudinarios sobre la tierra determina hasta qué punto se convierten en un foco de conflicto. En muchos Estados poscoloniales, el lugar del derecho consuetudinario y el papel de los "líderes tradicionales" en la asignación de tierras, la administración y la resolución de disputas ha sido objeto de profundas controversias.51 Se han seguido distintos caminos. Por ejemplo, en África meridional, algunos Estados recién independizados, como Mozambique, Angola, Tanzania y Zimbabwe, retiraron inicialmente todo reconocimiento a las jefaturas, que consideraban instituciones distorsionadas por el colonialismo. Otros, como Sudáfrica, dieron reconocimiento constitucional a los regímenes de jefatura. Esto se ha visto reforzado posteriormente por la legislación, que en general se considera que convierte a 20 millones de sudafricanos rurales en ciudadanos de segunda clase. Los nuevos poderes sobre las tierras comunales han permitido a las élites cerrar lucrativos acuerdos mineros y encontrar otras oportunidades de enriquecimiento a expensas de los titulares locales de derechos sobre la tierra. La resistencia de las comunidades a la captura de las élites se ha contrarrestado con amenazas de muerte y asesinatos.52

House of traditional leaders
La Casa Nacional de Líderes Tradicionales en sesión. Fotografía de GovernmentZA vía Flickr (CC BY-NC-ND 2.0)

En la mayoría de los casos (con la notable excepción de Tanzania), en todo el continente se han reinstaurado las funciones del liderazgo tradicional en sus distintas formas, aunque con resultados muy diferentes. 
En todo el mundo, los derechos de los pueblos indígenas a las tierras, territorios y recursos siguen siendo limitados o no se reconocen. El Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU ha destacado una serie de factores como "la extracción de recursos, la tala de árboles, las tierras para fuentes de energía renovables y la agroindustria; los conflictos entre pastores indígenas, pastores nómadas y agricultores por la reducción de las tierras de pastoreo debido a la guerra, y los efectos del cambio climático, así como el establecimiento de zonas de conservación53 como fuentes clave de conflicto. Incluso cuando se dispone de apoyo jurídico para proteger los derechos de los pueblos indígenas, rara vez es suficiente para hacer frente a las sesgadas relaciones de poder entre los titulares de derechos consuetudinarios y las empresas y particulares que invaden sus derechos sobre la tierra.

Conflictos y derechos de las mujeres sobre la tierra

ONU-Hábitat señala que "muchos sistemas consuetudinarios de gobernanza de la tierra no apoyan la herencia de las mujeres, que a menudo tienen dificultades para acceder a la justicia o a los mecanismos de resolución de conflictos".54 Del mismo modo, muchos sistemas jurídicos formales siguen sin aplicar efectivamente los derechos de la mujer en la legislación.

En situaciones de conflicto, los derechos sobre la tierra de las mujeres, a menudo ya precarios, se encuentran entre los más vulnerables. "En contextos frágiles, de conflicto y afectados por la violencia, los conflictos armados, los desplazamientos forzosos y el acaparamiento de tierras suelen exacerbar las brechas de género en relación con los derechos de propiedad y tenencia de la tierra"55 Sin embargo, recientemente se ha argumentado, citando pruebas de Liberia, Palestina y Colombia, que mejorar el acceso de las mujeres a la tierra y proteger sus derechos puede ser un importante factor estabilizador en situaciones de conflicto.56

Conflicto y urbanización

Actualmente, el ritmo más rápido de urbanización se registra en el Sur global. Desde 2015, más del 75% de la población urbana mundial vive en el Sur global, con la migración rural urbana expandiendo las ciudades y expandiendo la periferia urbana. Actualmente, de las 33 megaciudades del mundo, 27 se encuentran en el Sur global..57

En general, "el poder transformador de los conflictos violentos (...) se refleja fuertemente en el proceso de urbanización y transformación rural-urbana en el Sur Global".58 Esta tendencia es más evidente en el África subsahariana, donde "la prolongada dinámica de los conflictos violentos y los desplazamientos (forzados) suele estar estrechamente entrelazada con la urbanización rápida y no planificada de sociedades anteriormente rurales".59

"En países como Uganda, Sudán del Sur o la RDC, existe ...una correlación directa entre el crecimiento urbano y las oleadas de desplazamientos forzosos regionales".60

La guerra civil en Angola fue un factor importante que convirtió a este país en 2014 en "uno de los más urbanizados de África, con el 62% de su población viviendo en ciudades".61 Una vez en la ciudad para escapar del conflicto en las zonas rurales, la mayoría de la población se ve obligada a vivir en asentamientos informales, a menudo en condiciones precarias. En la actualidad, "más de dos tercios de los residentes de Luanda siguen viviendo en refugios autoconstruidos con los propios recursos y ahorros de la gente, a menudo con una falta de servicios públicos básicos adecuados y asequibles, y en terrenos para los que no tienen títulos formales."62

Esto plantea la cuestión de qué es lo que hay que hacer para permitir una transición urbana más suave. El Banco Mundial sostiene desde hace tiempo que la ineficacia de los mercados del suelo urbano, con sistemas informales de tenencia y servicios básicos deficientes, obstaculiza el desarrollo de sistemas urbanos funcionales y el desarrollo. El Banco ha ido más lejos al señalar la informalidad como un freno tanto para el desarrollo económico como para el de la tierra, ya que "frena los ingresos públicos, limitando la capacidad de los gobiernos para prestar servicios... pagar la deuda o aplicar medidas de respuesta a las crisis". En los entornos urbanos, la debilidad de las estructuras de gobernanza, la escasez de recursos financieros y la falta de capacidad institucional y de planificación se combinan para impedir una gestión y un desarrollo eficaces de la tierra. 

Sin embargo, desde la perspectiva de los asentamientos humanos, hay quienes sostienen que "los asentamientos informales desempeñan una función crucial como puertas de entrada o trampolines hacia los mercados urbanos de trabajo y vivienda. Por lo tanto, es vital que las políticas gubernamentales traten estas zonas con empatía en lugar de demolerlas".63 Al mismo tiempo, se reconoce que es difícil gestionar las exigencias contradictorias en materia de la tierra. "Es necesario establecer sistemas de planificación y regulación justos y razonables para lograr un equilibrio adecuado entre las consideraciones económicas, sociales y medioambientales".64 FDesde esta perspectiva, debe darse prioridad a "la inversión en sistemas de transporte, generación de energía, tratamiento de aguas, sistemas de saneamiento y terrenos con servicios [ya que] determinarán si las ciudades se vuelven más eficientes o encuentran serios límites sociales y ecológicos al crecimiento".65 Cuando estos sistemas e inversiones no existen o son deficientes, la rápida urbanización puede convertirse en un foco de conflicto.  

Cambio climático y conflicto

Por lo general, la población de los países de renta baja y media-baja corre un riesgo mucho mayor de verse desplazada por fenómenos meteorológicos extremos. En la actualidad, la mayor parte de la población desplazada y obligada a emigrar por el cambio climático vive en Asia. Esta región está densamente poblada y representa alrededor del 60% de la población mundial, con niveles muy altos de personas que viven en la pobreza extrema. Los fenómenos meteorológicos extremos han desplazado a millones de personas en Bangladesh e India, así como en Filipinas y China.66

El Cuerno de África, que incluye Yibuti, Eritrea, Etiopía, Kenya, Somalia, Sudán del Sur, Sudán y Uganda, es también un punto caliente del cambio climático. Los conflictos por los escasos recursos naturales, las sequías y las inundaciones desempeñan un papel importante en la escalada de los conflictos sociales y políticos de la región. A medida que el cambio climático reduce la base de recursos naturales, aumenta la migración forzada en toda la región. Cuando las personas pierden el acceso a la tierra y al agua debido a la degradación de los recursos vinculada al cambio climático, deben encontrar tierra, agua y medios de vida en otros lugares. Esto puede implicar la usurpación de los derechos sobre la tierra y las reservas de recursos naturales de otros, y a su vez crear nuevos escenarios de conflicto. 

En Somalia, una reciente investigación de la FAO señala como principales factores de empuje de la migración la sequía, las inundaciones, la inseguridad alimentaria, la inseguridad humana, la falta de ingresos, la falta de pastos/forraje para el ganado debido a las condiciones de sequía, así como los conflictos. "En particular, en lo que respecta a los conflictos, el 79,3% de los conflictos medidos eran, de hecho, por los recursos naturales, como la tierra, el agua y/o los pastos".67

Innovaciones en la gobernanza de la tierra para afrontar el riesgo de conflictos

Los profesionales de la consolidación de la paz sugieren que las intervenciones en materia de gobernanza de la tierra en situaciones de conflicto y posconflicto deben ser modestas, flexibles y adecuadas a su finalidad, con posibilidades de mejora gradual. También es crucial que estos enfoques sean participativos e integradores. 

A escala local, los diálogos comunitarios ayudan a comprender mejor el contexto, las preocupaciones y la dinámica de poder. Esto proporciona información esencial para el diseño de intervenciones incrementales relacionadas con el apoyo institucional, la cartografía y la concienciación sobre los derechos. Dichas intervenciones deben reflejar fielmente la demanda local, las capacidades institucionales y el contexto. 

Según ONU-Hábitat, conseguir financiación plurianual es un requisito previo para garantizar progresivamente los derechos sobre la tierra y contribuir a desactivar las situaciones de conflicto. Es importante invertir en una buena gobernanza de la tierra que ofrezca múltiples vías de mitigación del riesgo. Se puede afirmar que la mejora de los sistemas y capacidades de gobernanza de la tierra antes de una crisis puede servir para reducir los impactos durante y después de la crisis.

En general, se reconoce que el sector de la tierra es "demasiado grande y complejo para que una sola organización lo gestione por sí sola".68

Escenarios futuros

En todo el mundo asistimos a la rápida ampliación de las amenazas y los factores de estrés en todo el entorno. La generación de vulnerabilidad se está viendo amplificada por la emergencia climática. Esto puede desencadenar conflictos complejos y duraderos en los que se cruzan disputas por la tierra, desplazamientos climáticos y extractivismo, lo que aumenta el potencial de violencia intercomunitaria. 

En estos contextos, una mejor gobernanza de la tierra puede ayudar a reducir el riesgo de conflicto y contribuir a la recuperación posconflicto, pero será insuficiente por sí sola para hacer frente a múltiples amenazas, que requieren una respuesta multisectorial y transdisciplinar.  

Authorship

Esta página temática ha sido investigada y redactada por Rick de Satgé. La revisión inicial corrió a cargo de Marie Gagné, del equipo de investigación del Land Portal, y la revisión final por pares estuvo a cargo de Karol Boudreaux, asesora principal sobre gobernanza de la tierra y los recursos, Bureau for Development, Democracy & Innovation. Washington DC.69

Referencias

[1] The IPBES (Intergovernmental Science-Policy Platform on Biodiversity and Ecosystem Services) is an independent intergovernmental body that assesses the state of biodiversity and ecosystem services worldwide. Their reports increasingly emphasise that Indigenous rights are integral to discussions surrounding both biodiversity conservation and climate change.

[2] Lefebvre, H. (1968). The right to the city.

[3] UN Secretary General (2019). Guidance Note of the Secretary General: The United Nations and Land and Conflict, United Nations.

[4] Regan, P. M. and D. Norton (2005). "Greed, grievance, and mobilization in civil wars." Journal of Conflict Resolution 49(3): 319-336, Collier, P., A. Hoeffler and D. Rohner (2009). "Beyond greed and grievance: feasibility and civil war." Oxford Economic papers 61(1): 1-27, Hoeffler, A. (2011). "‘Greed’ versus ‘Grievance’: a useful conceptual distinction in the study of civil war?" Studies in Ethnicity and Nationalism 11(2): 274-284, Majeedullah, A. (2015). Greed and Grievance: A Tug of War between Discourses. ResearchGate.

[5] GSDRC (2015). Conflict. Birmingham, Governance and Social Development Resource Centre.

[6] Baranyi, S. and V. Weitzner (2006). Transforming land-related conflict: Policy, practice and possibilities, North-South Institute Canada.

[7] Ross, M. (2003). "Natural resources and civil war: An overview." World bank research observer: 1-37.

[8] Ibid P.14. Felbab-Brown, V. (2017). "Organized Crime, Illicit Economies, Civil Violence and International Order: More Complex Than You Think." Daedalus 146(4): 98-111.

[9] Snow, D. A., R. Vliegenthart and P. Ketelaars (2018). "The framing perspective on social movements: Its conceptual roots and architecture." The Wiley Blackwell companion to social movements: 392-410.

[10] Gamson, W. A., B. Fireman and S. Rytina (1982). Encounters with unjust authority, Dorsey Press.

[11] Borras, S. M., C. Kay, S. Gómez and J. Wilkinson (2012). "Land grabbing and global capitalist accumulation: key features in Latin America." Canadian Journal of Development Studies / Revue Canadienne d'études du développement 33(4): 402-416.

[12] Neef, A., C. Ngin, T. Moreda and S. Mollett, Eds. (2023). Routledge Handbook of Global Land and Resource Grabbing. London and New York, Earthscan from Routledge.

[13] Harvey, D. (2002). The new imperialism. Oxford, Oxford University Press.

[14] Das, R. (2017). "David Harvey's Theory of Accumulation by Dispossession: A Marxist Critique." World Review of Political Economy 8(4): 590-616.

[15] Ibid.

[16] Apergis, N. and M.-S. Katsaiti (2018). "Poverty and the resource curse: Evidence from a global panel of countries." Research in Economics 72(2): 211-223.

[17] Harsch, E. (2007). "Conflict resources: from ‘curse’ to blessing: Transforming an African war risk into a peace asset." Retrieved 10 February, 2023, from https://www.un.org/africarenewal/magazine/january-2007/conflict-resources-%E2%80%98curse%E2%80%99-blessing .

[18] Afolabi, O. (2019). "Oil Wealth, Democratic Governance and Development in Nigeria: The Predicaments of a Rentier State." Sumerianz Journal of Social Science 2(6): 61-67.

[19] Basedau, M. and J. Lay (2009). "Resource curse or rentier peace? The ambiguous effects of oil wealth and oil dependence on violent conflict." Journal of peace research 46(6): 757-776.

[20] Harsch, E. (2007). "Conflict resources: from ‘curse’ to blessing: Transforming an African war risk into a peace asset." Retrieved 10 February, 2023, from https://www.un.org/africarenewal/magazine/january-2007/conflict-resources-%E2%80%98curse%E2%80%99-blessing , Lashitew, A. and E. Werker. (2020). "Are natural resources a curse, a blessing, or a double-edged sword?" Retrieved 10 February, 2023, from https://www.brookings.edu/blog/future-development/2020/07/16/are-natural-resources-a-curse-a-blessing-or-a-double-edged-sword/.

[21] Dietz, K. and B. Engels (2020). "Analysing land conflicts in times of global crises." Geoforum 111: 208-217.

[22] Boone, C. (2013). "Land regimes and the structure of politics: patterns of land-related conflict." Africa 83(1): 188-203.

[23] UN Human Rights. (2022). "About internally displaced persons." Retrieved 24 November, 2022, from https://www.ohchr.org/en/special-procedures/sr-internally-displaced-persons/about-internally-displaced-persons.

[24] Ibid.

[25] Braithwaite, A., I. Salehyan and B. Savun (2019). Refugees, forced migration, and conflict: Introduction to the special issue, SAGE Publications Sage UK: London, England. 56: 5-11.

[26] Bbaala, P. and N. Mate (2016). "Nowhere to run: A review of the political economy of migration, identity and xenophobic violence in Zambia." African Human Mobility Review 2(3), Crush, J., G. Tawodzera, A. Chikanda, S. Ramachandran and D. S. Tevera (2018). "Migrants in Countries in Crisis: South Africa Case Study: The Double Crisis–Mass Migration From Zimbabwe And Xenophobic Violence in South Africa.", Ruzza, C. (2018). Populism, migration, and xenophobia in Europe. Routledge handbook of global populism, Routledge: 201-216.

[27] Huggins, C. (2009). "Land in return, reintegration and recovery processes: Some lessons from the Great Lakes region of Africa." Uncharted territory: Land, conflict and humanitarian action: 67-91.

[28] UNEP (2009) in Brown and Keating (2015). P.4

[29] The International Criminal Court. Encyclopaedia Britannica https://www.britannica.com/topic/International-Criminal-Court#ref1298915

[30] Brown, O. and M. Keating (2015). Addressing natural resource conflicts: Working towards more effective resolution of national and subnational resource disputes. London, Chatham House. The Royal Institute of International Affairs.

[31] Business and Human Rights Resource Centre. (2021). "Cambodian villagers’ Intl. Criminal Court complaint (re land grabbing)." Retrieved 6 June 2023  .

[32] UN Human Rights. (2011). "UN Guiding Principles on Business and Human Rights." Retrieved 24 November, 2022, from http://www.ohchr.org/Documents/Publications/GuidingPrinciplesBusinessHR_EN.pdf.

[33] Charbonneau, B. and M. Ricard (2022). Routledge Handbook of African Peacebuilding, Taylor & Francis.

[34] UNHCR. (2022). "Comprehensive Refugee Response Framework." Retrieved 24 November, 2022, from https://www.unhcr.org/comprehensive-refugee-response-framework-crrf.html.

[35] Charbonneau, B. and M. Ricard (2022). Routledge Handbook of African Peacebuilding, Taylor & Francis.

[36] UN News. (2022). "UNHCR: A record 100 million people forcibly displaced worldwide." Retrieved 24 November, 2022, from https://news.un.org/en/story/2022/05/1118772.

[37] UN-Habitat (2018). Land and conflict: Lessons from the field on conflict sensitive land governance and peace building. Nairobi, UN-Habitat, IIRR and GLTN.

[38] Dietz, K. and B. Engels (2020). "Analysing land conflicts in times of global crises." Geoforum 111: 208-217.

[39] RRI, & TISS. (2016). Land Conflicts in India: An Interim Analysis. Rights and Resources Initiative, Tata Institute of Social Sciences. https://landportal.org/library/resources/land-conflicts-india-interim-analysis

[40] LCW. (2022). Conflicts Database. Land Conflict Watch. https://www.landconflictwatch.org/#home

[41] AFP (2022). 18 killed in western DR Congo clashes. Monitor. Kampala, Uganda.

[42] UNHCR. (2022). "DRC situation." Retrieved 27 November, 2022, from https://reporting.unhcr.org/drcsituation.

[43] Burnod, P., M. Gigembre and A. Ratsialonana (2013). Competition over Authority and Access: International Land Deals in Madagascar. Governing Global Land Deals: 163-184.

[44] AB Colombia (2011). Returning Land to Colombia’s Victims / Devolviendo la Tierra a las Víctimas de Colombia.

[45] Centro Nacional de Memoria Histórica. (2015). Una Nación Desplazada. https://www.centrodememoriahistorica.gov.co/descargas/informes2015/nacion-desplazada/una-nacion-desplazada.pdf

[46] USAID. (2023). "Land for Prosperity." Retrieved 6 June, 2023, from https://usaidlfp.exposure.co/.

[47] Guereña, A. (2017). "A snapshot of inequality-what the latest agricultural census reveals about land distribution in Colombia." Oxfam: Oxford, UK, Wegerif, M. C. and A. Guereña (2020). "Land inequality trends and drivers." Land 9(4): 101.

[48] Mydans, S. (2018). What lingers after decades of reporting on the Cambodian genocide. New York Times.

[49] Suphal, C., T. Saravy and S. Acharya (2001). Land Tenure in Cambodia: A data update, Cambodia Development Resource Institute.

[50] Hayward, D. (2022). "Three territorial disputes you may not have heard of." Land Portal What to read digest https://landportal.org/what-to-read/territorial-disputes2022 .

[51] Ranger, T. (1993). The Invention of Tradition Revisited: The Case of Colonial Africa. Legitimacy and the State in Twentieth Century Africa: Essays in Honour of A. H. M. Kirk-Greene. T. Ranger and O. Vaughan. London, Palgrave Macmillan UK: 62-111, Mamdani, M. (1996). Citizen and subject: Contemporary Africa and the legacy of late colonialism. Princeton, Princeton University Press.

[52] groundWork, Centre for Environmental Rights, Human Rights Watch and Earthjustice (2019). “We Know Our Lives are in Danger” Environment of Fear in South Africa’s Mining-Affected Communities.

[53] UN News. (2021). "New report details indigenous struggle for land rights." Retrieved 9 February, 2023, from https://news.un.org/en/story/2021/03/1087242.

[54] UN-Habitat (2018). Land and conflict: Lessons from the field on conflict sensitive land governance and peace building. Nairobi, UN-Habitat, IIRR and GLTN.

[55] Razek, R., Abdel, I. Horta, Astrid, Moreno and L. Pott (2021). "Why strengthening women’s land rights in conflict-affected countries should be a priority." Development for Peace: World Bank blogs https://blogs.worldbank.org/dev4peace/why-strengthening-womens-land-rights-conflict-affected-countries-should-be-priority2022 .

[56] Ibid.

[57] Smit, W. (2021). Urbanisation in the Global South. The Oxford Encyclopaedia of Global Public Health.

[58] Büscher, K. (2020). African cities and violent conflict: the urban dimension of conflict and post conflict dynamics in Central and Eastern Africa. Urban Africa and Violent Conflict, Routledge: 1-18.

[59] Büscher, K., S. Perazzone and A. Bacha (2022). "Violent conflict and the centrality of African peripheral urbanities."

[60] Büscher, K. (2020). African cities and violent conflict: the urban dimension of conflict and post conflict dynamics in Central and Eastern Africa. Urban Africa and Violent Conflict, Routledge: 1-18.

[61] Cain, A. (2020). Housing for whom?: Rebuilding Angola’s cities after conflict and who gets left behind. Reframing the Urban Challenge in Africa, Routledge: 183-207.

[62] Ibid. P 183

[63] Turok, I. (2014). Linking urbanisation and development in Africa’s economic revival. Africa's Urban Revolution. S. Parnell and D. Simon. London, African Centre for Cities and Zed Books.

[64] Ibid.

[65] Ibid. P64

[66] Oxfam (2019). Forced from home: Climate fuelled displacement.

[67] Boers, K. and W. Chamberlain-Vander Werf (2022). "Climate-induced migration in Somalia." Land Portal Climate-induced migration in Somalia 2022.

[68] UN-Habitat (2018). Land and conflict: Lessons from the field on conflict sensitive land governance and peace building. Nairobi, UN-Habitat, IIRR and GLTN.

[69] USAID (2022) Land and Conflict. A toolkit for intervention 2.0. Karol Boudreaux and Daniel Abrahams. Retrieved 5 June 2023 from https://www.donorplatform.org/best-practice/usaid-land-and-conflict-a-toolkit-for-intervention-2-0/

Descargo de responsabilidad: Los datos mostrados en el Land Portal son proporcionados por terceros indicados como fuente de datos o como proveedor de datos. El equipo del Land Portal trabaja constantemente para garantizar el mayor nivel posible de calidad y precisión de los datos, aunque éstos son, por su naturaleza, aproximados y contendrán algunas inexactitudes. Los datos pueden contener errores introducidos por el proveedor o proveedores de datos y/o por el equipo de Land Portal. Además, esta página permite comparar datos de diferentes fuentes, pero no todos los indicadores son necesariamente comparables desde el punto de vista estadístico. La Fundación Land Portal (A) renuncia expresamente a la exactitud, adecuación o integridad de los datos y (B) no será responsable de los errores, omisiones u otros defectos, retrasos o interrupciones de dichos datos, ni de las acciones realizadas en base a ellos. Ni la Fundación Land Portal ni ninguno de sus proveedores de datos serán responsables de ningún daño relacionado con el uso que usted haga de los datos aquí proporcionados.